Ofertas de empleo fantasma, qué son y por qué las empresas publican vacantes que no van a cubrir

Ofertas de empleo fantasma, qué son y por qué las empresas publican vacantes que no van a cubrir
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Una de las quejas habituales que hemos podido escuchar en muchos medios durante esta primavera y verano tenía que ver con la dificultad para encontrar trabajadores para cubrir los puestos de trabajo que muchas empresas ofertaban. Ahora el momento económico ha cambiado y el parón en la contratación en muchos sectores es un hecho. Pero sigue habiendo muchas ofertas de trabajo. Algunas de ellas es lo que se conoce como ofertas de empleo fantasma, que no tienen la intención real de contratar directamente a nadie.

¿Qué lleva a las empresas a mantener estas ofertas? Supone un trabajo extra para su departamento de recursos humanos, ya que siguen recibiendo currículum de candidatos, a los que tienen que contestar de forma obligatoria si no quieren ser sancionados con hasta 20.000 euros por vulneración de la protección de datos.

Los motivos de las empresas para mantener abiertas siempre ofertas de trabajo

Esta es una cuestión que no es ninguna novedad. Se ha ido repitiendo a lo largo de los años, pero que cuando la economía sufre un parón, suele ser más evidente. Ha ocurrido durante otros momentos de crisis financiera y ahora que tenemos un escenario económico complicado, vuelve.

Me atrevería a decir que se acentúa por una variante, se suman mucha ofertas con la opción de teletrabajo. Y esto no ha ocurrido en otros momentos. Para muchas compañías se trata de una especie de sondeo para ver la capacidad de los empleados que están dispuestos a trabajar con determinadas condiciones y a los que quizás el salario ofrecido si les compensa.

Pero además existen otros motivos para las empresas a la hora de mantener ofertas fantasma:

  • De esta manara muestran que siguen abiertos a nuevas contrataciones, no pierden la oportunidad de incorporar talento a su organización. Al menos sobre el papel, porque luego que se llegue a incorporar a alguien es más complicado.
  • También es una fórmula para demostrar que la compañía crece incluso en entornos desfavorables, que tiene bases sólidas y la crisis económica no le afecta tanto como a la competencia. Es una forma de mostrar que se trabaja en nuevos proyectos y por eso se contrata.

En todo caso este reclutamiento de candidatos si al final no se incorporan sirve de muy poco. Porque cuando cambie el entorno y la empresa vuelva a tener más volumen de trabajo, estos candidatos quizás ya no estén disponibles. Además supone para ellos un gran desgaste, puesto que ven que en el mercado hay mucha oferta, pero no se llegan a conseguir entrevistas de trabajo.

Y será peor todavía si alguna empresa ni siquiera llega a contestar al candidato de la recepción de su currículo o si ha sido descartado o no. Este vacío en el canal de comunicación dará una imagen pésima de la empresa, justo lo contrario de si se toman la molestia de contestar, al menos con una respuesta modelo con un mínimo de personalización.

Temas
Inicio