Las multas de la Inspección de Trabajo han subido un 20% desde el 1 de octubre y no será suficiente como medida disuasoria

Las multas de la Inspección de Trabajo han subido un 20% desde el 1 de octubre y no será suficiente como medida disuasoria
Sin comentarios

Desde el pasado 1 de octubre las sanciones que imponga Inspección de Trabajo han subido un 20%. Para muchos supone un aumento realmente importante, pero la realidad es que no va a ser efectivo como medida disuasoria.

Empezando porque llevaban estancadas desde hace siete años, algo que por mucho que este 20% nos parezca un porcentaje importante, la realidad es que ni siquiera supone una puesta al día de las sanciones.

Si a esto le sumamos que el IPC está subiendo al 4% y puede que acabe el año por encima, la realidad es que este 20% se va a quedar muy corto. Al menos si lo que se busca es que cumplan un efecto disuasorio a la hora de cometer una infracción.

Porque no se trata de que nos multen por un error u omisión, sino que estas multas también tienen que servir para que aquellos que infringen una norma de forma deliberada se lo piensen un par de veces porque el beneficio de no cumplir supera la multa que se impone en caso de que nos pillen.

Porque esta es la segunda variable de la ecuación. La realidad es que hay muy poco inspectores de trabajo para la cantidad de empresas, sobre todo pequeñas, que hay en nuestro país. Y todo el mundo lo sabe. Esto hace que la posibilidad de ser inspeccionados sea realmente baja. A no ser que medie una denuncia previa anónima de los empleados.

Veremos que ocurre con la puesta en marcha de las sanciones automatizadas, aunque en este caso si que parece claro que solo se van a sancionar errores y omisiones que estén claramente estipuladas sin lugar a dudas. No tanto un incumplimiento en la prevención de riesgos laborales, por ejemplo.

Pero en muchas ocasiones el no cumplimiento de la norma es consensuado con los empleados. Por ejemplo, horas extra que se hacen pero no se cotizan en nómina y se pagan de forma irregular. El empleado se beneficia y la empresa también.

El problema puede surgir si existe alguna disputa y alguien decide denunciar. Además de que en este caso se sanciona a la empresa y no al trabajador que también se beneficiaba de este acuerdo.

Imagen | kaosnoff en Pixabay

Temas
Inicio