España tiene un grave incoveniente para implantar la mochila austriaca, la temporalidad
Vocación de empresa

España tiene un grave incoveniente para implantar la mochila austriaca, la temporalidad

HOY SE HABLA DE

El Banco de España ha vuelto a poner encima de la mesa el debate de la mochila austriaca. Es algo de lo que se viene hablando ya hace bastantes años. Y que periódicamente vuelve a la mesa de la actualidad como bálsamo de Fierabrás que cura todos los males del mercado laboral. Pero la realidad es que España tiene un grave inconvenientes para implantar la mochila austriaca, la temporalidad.

Normalmente se pone encima de la mesa el coste del despido, dado que la aportación a la mochila de cada trabajador la hace la empresa. Y esto supone que los costes laborales son un poco más elevados de lo que lo están actualmente. A la vez implica que la empresa tiene de hecho libertad para despedir sin tener que valorar cuánto le cuesta a la hora de tomar la decisión.

Más flexibilidad laboral, pero también más costes

Esa cuenta de cotización donde el trabajador va recibiendo las aportaciones mensuales de su empresa, que lleva consigo si cambia de empresa voluntariamente o que puede utilizar en caso de ser despedido o mantenerla para utilizarla como complemento a su pensión es muy efectiva cuando los contratos son prolongados.

Y en España nos encontramos con dos problemas. El primero es la temporalidad. La mochila austriaca casa mal con contratar el lunes y despedir el viernes. O con contratar los meses de temporada de verano y despedir en octubre. Muchos empleados trabajan menos de seis meses al año. Lo mismo podríamos decir de temporeros agrarios o empleadas de hogar, por ejemplo.

Para los trabajadores temporales, más que mochila austriaca se reduciría a una riñonera, ya que las aportaciones no se consolidarían a lo largo del tiempo

El segundo problema es tener una larga carrera de cotización, algo que en muchos casos ya no es la norma. Trabajadores que entran tarde al mercado laboral, que pasan una década de contrato temporal en contrato temporal, con mucha laguna sin trabajar hasta que logran asentarse. Y luego en muchos casos si hay circunstancias adversas, como ocurre actualmente, al llegar a los 55 salen por la puerta.

Y este modelo de despido incluido en los costes laborales puede producir el efecto perverso en las empresas de despedir a aquellos empleados que tienen salarios más altos, si por ejemplo cobran antigüedad, para contratar a otros más jóvenes. Si el despido ya está pagado, nada impide desprenderse de estos trabajadores y aligerar de esta manera los costes laborales.

¿Solo beneficios con la mochila austriaca?

No está claro que las aportaciones a la mochila se hagan solo por parte de la empresa. Hay modelos mixtos en los que también el trabajador aporta una parte. Con lo cual también podría producirse una merma en sus ingresos cada mes, de manera que el coste del despido no recaiga solo sobre la empresa.

Las pensiones podrían ser las grandes beneficiadas de la implantación de la mochila austriaca

A cambio si que ya no tendría sentido la contratación temporal, más allá de no pagar costes de Seguridad Social durante determinados periodos de tiempo. Sería más fácil contar con un contrato estable, al menos todo lo estable que una empresa sujeta a la producción estacional permita. El hotel seguirá contratando más gente en verano o la fruta se recoge solo durante una época del año, por citar dos ejemplos.

La realidad es que para las empresas no es una buena solución, ya que aumenta los costes laborales. De aquí la propuesta del Banco de España de financiar una parte de la transición hacia el modelo con fondos de la reconstrucción de la UE. Si va de la mano de un abaratamiento del coste del despido ya le suena un poco mejor la música a la patronal de empresas.

No así a los sindicatos. La realidad es que la mochila puede ayudar a que sea más fácil despedir y por otro lado creen que no solucionaría los verdaderos motivos por los que se produce una alta temporalidad en la contratación.

Una medida muy verde y con pocas posibilidades de salir adelante ahora

La realidad es que es una medida que está muy verde y con pocas posibilidades de salir adelante. Estaba contemplada en el pacto de PSOE-Ciudadanos, hace años, pero ese Gobierno no salió adelante y al final quedó en el limbo. Ahora no parece estar en la agenda del Gobierno actual, que no tiene previsto tocar los costes y mecanismos del despido.

Imagen | Rachel Claire en Pexels

Temas
Inicio