Publicidad

Emprender no es para todos, contar hasta diez antes de dar el paso

Emprender no es para todos, contar hasta diez antes de dar el paso
1 comentario

Publicidad

Publicidad

Cada vez que tropiezo con un amigo de la familia de toda la vida, me viene a la mente esta reflexión. No pongo en duda su profesionalidad pero lo suyo no son los negocios. Pasan los meses y su discurso es el mismo: "No sé qué hacer..., ¿cierro?". Lo cual resulta entre surrealista y triste si lo pregunta a un cliente.

Pero en este país se puso de moda emprender, como se crea tendencia con una prenda de ropa, pero con esto último el problema es menor. ¿Cómo te deshaces de un negocio? Sobre todo, si no tienes iniciativa y crees que es la única solución aunque estés perdiendo dinero.

Falta de educación empresarial, el problema

No importa que haya cursos, charlas y talleres gratuitos sobre el tema de crear una empresa paso a paso, todavía hay muchas personas que dan el paso sin pensar en las consecuencias. O bien, se quedan con un negocio que perteneció a un familiar.

Que le fuera bien a él no significa que a ti te vaya a suceder lo mismo. Sobre todo, porque el contexto económico, los conocimientos y la personalidad. Estos tres factores son fundamentales. No hay nada malo en no 'servir' para emprender. Es mucho peor invertir dinero, tiempo y esfuerzo para no lograr tus metas.

Optimista, sí. Realista, también aunque no esté de moda

En este universo donde parece que con una sonrisa y una actitud optimista todo se puede lograr, muchas personas han picado el anzuelo y para todo en esta vida hay que contar con una estrategia, un plan.

En el mundo de los negocios hay que tener un filtro. Y que éste impida que todos los casos de éxito sean nuestro referente. Mejor será centrarnos en una persona con un negocio similar al nuestro al que estudiar antes de lanzarnos sin paracaídas.

Un producto de calidad no sirve para emprender, se necesita algo más

Tanto si has heredado un negocio, como si eres el número uno elaborando los mejores pasteles del mundo, de nada servirá si no sabes cómo manejar una empresa.

Son dos cosas diferentes y ahí radica el problema, el haber hecho creer que cualquiera con un producto o servicio de calidad, era capaz de triunfar en el mundo empresarial, aunque su experiencia fuera cero.

Para montar una empresa hace falta algo más que una buena intención, hay que conocer los puntos fuertes y débiles que rodean a nuestro negocio, trabajar en ello y, sobre todo, armarse de paciencia. Sin formación, sin que uno no crea en su proyecto jamás saldrá bien, será como ir montado en un coche sin frenos.

Imagen|Pixabay

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir