Compartir
Publicidad
Publicidad

El perfil del emprendedor ideal

El perfil del emprendedor ideal
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Acabo de asistir a una jornada para emprendedores, talleres, conferencias, ponencias, experiencias, etc. En una de las ponencias, orientada a dar información sobre posibles vías de financiación, tomó la palabra un responsable de una Sociedad de Garantía Recíproca, tras explicar lo qué es y como trabajan estas entidades, hizo especial hincapié en los criterios de valoración de las mismas a la hora de avalar a los proyectos que caen en sus manos. Tras hacer especial énfasis en la importancia del plan de empresa, sugirió también la importancia de los criterios que catalogan el perfil del emprendedor ideal.

En ciertos casos se puede agradecer que una persona sea realista y muestre a sus oyentes una situación real, que en la actualidad es muy, muy dura y que iniciar un proyecto empresarial que necesite una financiación ajena es, ahora mismo, más una utopía que una posibilidad.

Pero, ¿cuál es, según ellos, el perfil ideal del emprendedor? Según parece un análisis de riesgo de este tipo de entidades premia a una persona que haya tenido experiencias laborales anteriores y haya acumulado un bagaje laboral antes de iniciarse en la actividad empresarial. Eso lleva a una edad ideal de entre 35 y 40 años para que una persona decida a hacerse empresario.

Se tiene en cuenta el hecho de que el emprendedor tenga cargas familiares, se supone que así cometerá menos locuras, que provenga de una familia con antecedentes empresariales y que tenga otros medios de vida alternativos.

Publiqué un post , días atrás, sobre la poca cultura emprendedora y el escaso espíritu empresarial de los jóvenes españoles. En él hacía referencia a que el autoempleo podría ser una salida para el paro de los jóvenes y cómo en otros países la juventud tiene muchísimas más inquietudes emprendedoras que en nuestro país.

Desde luego después de oir esta ponencia, me pregunto si el modelo que queremos para nuestro país pasa por que lo jóvenes aparquen sus proyectos empresariales para repartir pizzas, o trabajar de reponedores en hipermecados o de camareros (empleos a los que pueden tener acceso) y diez años después, desempolven sus ilusiones de empresario, para, ahora sí poder intentarlo.

Lo que ví en esa jornada fue a unos cuantos jóvenes aspirantes a empresarios, algunos con proyectos bajo el brazo, otros con algún planteamiento más vago, pocos, pero con ganas de conseguir información y de intentarlo.

En algunos casos, por desgracia, la conclusión que habrán sacado ese grupo de gente, con una media de edad que excasamente alcanzaría lo 22 ó 23 años, es que hay más razones para salir corriendo y olvidarse de proyectos, empresas y mentalidades emprendedoras que de buscarse la vida y optar por el autoempleo para salir de la situación de precariedad laboral que les azota.

En Pymes y Autónomos | Recursos para jóvenes emprendedores
Imagen | LordFerguson

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio