Publicidad

El lado oscuro de la crisis: empresarios que sacan el látigo

El lado oscuro de la crisis: empresarios que sacan el látigo
6 comentarios
HOY SE HABLA DE

No hay mejor fuente que tropezar con alguien que te cuenta cómo vive una situación laboral alguien de su familia. Ahí no hay cifras por parte de ministerio alguno o estudio sesudo de la mano de un brillante economista. Es la realidad la que habla. Estos años de crisis han sacado lo mejor y lo peor de las personas. Así funciona el mundo desde que es mundo. Cada uno de nosotros tenemos un papel en esta obra: trabajadores, desempleados, jefes, miembros de una cooperativa, emprendedores, estudiantes, etcétera.

En este caso, en España hay hombres y mujeres que eligieron ser empresarios. Un trabajo duro y cargado de responsabilidades. Este artículo no va en contra del honrado ciudadano que madruga, se preocupa por su negocio, sus empleados y de que las cuentas cuadren, trata sobre algunos personajes que forman parte de ese lado oscuro en esta crisis y que, sin pensarlo dos veces han sacado 'el látigo' en un alarde de prepotencia propio de otras épocas.

No importa lo brillante que seas. Que tengas unos estudios, una buena preparación por tu experiencia profesional, ni siquiera que tengas habilidades sociales y atraigas a clientela sin que ello entre en tu sueldo; si das con un superior con complejo de inferioridad que necesita demostrar su poderío amedrentando a su personal, mala suerte.

Me contaban que una mujer andaba desesperada. Su hijo trabajaba en una tienda como dependiente junto a otros diez chicos y chicas. Su jefe los había reunido hacía unos días. Simple y llanamente les dijo que iban a trabajar doce horas a partir de aquella semana, incluidos los domingos lo cuales "por supuesto" no iban a cobrar, debían acudir y cumplir el horario, gratis. No sin antes añadir la consabida coletilla "y si no os gusta, pues a la calle que hay mucha gente esperando ocupar vuestros puestos"

Aparte de lo obvio que podemos extraer de esta historia: rechazo, yo me pregunto ¿qué clase de mente retorcida puede pensar que una persona sacrifique un día trabajando sin ganar nada a cambio? Muchos, lo sé, desgraciadamente millones de españoles no están en situación de llevar la contraria a su superior.

Pero ¿esa mente brillante cree que van a rendir más? ¿Que su estrategia dará resultados? ¿Todos aguantarán la situación durante mucho tiempo? ¿Acaso no irán contándolo cuando llegue el momento a todo aquel que se les cruce? ¿Acudirán a los sindicatos?

Esas respuestas no las conozco, pero que trabajar gratis es un insulto a los derechos de los españoles no tiene discusión. Indigna y deja mal sabor de boca saber que existen seres humanos dispuestos a explotar a otros en este llamado país civilizado y tan 'moderno' que comienza a salir de la crisis económica, o eso dicen desde hace tres años.

Mientras no exista una cultura que vaya más allá de la avaricia y de una ambición sin límite, no destacaremos en nada y peor aún se seguirá pensando que ser jefe es sinónimo de maldad.

En Pymes y Autónomos|Demasiados jefes tóxicos,Principio para jefes: rodearse de un equipo mediocre desembocará en resultados mediocres Imagen|Daquella manera

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios