El contrato fijo-discontinuo, la solución que quieren aplicar para reducir la temporalidad

El contrato fijo-discontinuo, la solución que quieren aplicar para reducir la temporalidad
Sin comentarios

Dentro de las modalidades de contratación que existen hay un tipo que está pensado para aquellos trabajadores de temporada, que trabajan solo determinados meses al año, pero que por falta de actividad en sus empresas, otros meses, generalmente de invierno, no tienen trabajo. Esta fórmula lleva años en nuestro mercado laboral, pero no está tan extendida como debería. Por eso ahora el Gobierno quiere utilizar el contrato fijo-discontinuo como solución para reducir la temporalidad.

Hay determinadas comunidades, como Islas Baleares, donde es muy habitual. En una temporada normal, un trabajador de un hotel deja su puesto en los meses de noviembre, diciembre como muy tarde. Y luego le vuelven a llamar para que **se incorpore al año siguiente, en febrero, marzo o abril******, dependiendo de las fechas de apertura de hoteles, restaurantes, discotecas, etc. Es un contrato fijo, que da más estabilidad al empleo. También se pueden aplicar a otros sectores como la educación o recogida de fruta, por poner algún ejemplo.

Este contrato también facilita la flexibilidad que necesitan las empresas, puesto que durante unos meses al año sus costes laborales son muy bajos al tener a la mayor parte de la plantilla en esta situación. El contrato tiene que detallar la duración aproximada de la actividad, así como las condiciones de llamamiento para el siguiente año.

Es aquí donde el Gobierno quiere que la empresa tenga un censo de trabajadores fijos-discontinuos. Más burocracia cuando solo hay que ir al SEPE para ver qué modalidad de contrato tiene cada trabajador. Por otro lado también quiere regular mejor las condiciones de llamamiento, estableciendo un orden predeterminado para que no existan arbitrariedades y cada empleado sepa cuando le va a tocar reincorporarse.

También se quiere regular las causas justificadas por las cuales se puede desistir de reincorporarse sin que por ello se pierda el derecho de seguir siendo llamados, ni su prioridad en el orden. Lo cierto es que según los sindicatos son muchos los sectores que actualmente utilizan un contrato temporal, pero que podrían acogerse al fijo discontinuo.

Las empresas que utilizan esta modalidad tienen todas las bonificaciones asociadas a un contrato fijo, por lo que podría se un ahorro interesante en los costes laborales. Sin embargo, en muchos casos no quieren complicarse teniendo que realizar los llamamientos o no tienen consolidados a las personas que van a trabajar año tras año, a pesar de que el puesto de trabajo volverá a ser necesario.

El problema para los empleados es que es una buena solución si son unos pocos meses al año los que están sin trabajar, pero en el caso de que sea al revés, cuando solo se trabaja dos o tres meses al año es un problema. Y eso a pesar de que tienen condiciones especiales a la hora de contabilizar los meses trabajados y cobrar el desempleo.

Temas
Inicio