Publicidad

Cómo preparar una oferta económica

Cómo preparar una oferta económica
2 comentarios

Publicidad

Publicidad

El presupuesto u oferta económica es la carta de presentación de todo profesional y, de hecho, suele ser el mecanismo para la primera toma de contacto con un cliente, por lo que es conveniente usarlo adecuadamente porque en caso contrario podemos perder potenciales clientes.

Un presupuesto no solo muestra nuestro precio para el proyecto, sino que también, permite mostrar nuestro conocimiento o expertise sobre el tema en cuestión, lo que permitirá hacer más atractiva nuestra oferta de cara al cliente.

Presupuestar no es nada sencillo hay que tener en cuenta multitud de factores, más allá de los gastos, las horas de trabajo, los recursos consumidos o el margen de beneficio que se quiera obtener, que, en muchas ocasiones, resultan difíciles de cuantificar.

Criterios para fijar precios en tu presupuesto

  • Cubrir costes

Previamente hay que analizar el precio hora a repercutir por su trabajo en base a sus costes fijos y variables y al reparto de su tiempo de trabajo. Al precio de la mano de obra habrá que añadirle el de los materiales o gastos directamente asociados al trabajo a realizar.

  • Margen de beneficio

Sobre el coste de los trabajos, el freelance definirá un porcentaje de beneficio empresarial. Su cuantía dependerá de la estrategia comercial con el cliente y de si los costes son lo suficientemente bajos como para permitirlo.

  • Precio de mercado

Es importante tener referencias de los precios de la competencia y también conocer cuáles son los límites de negociación de los clientes.

  • Errores habituales al fijar precios

Un precio demasiado bajo devalúa el valor de tu trabajo, eso sin contar que, además, se corre el riesgo de no llegar a cubrir costes. Además, si comienzas con precios demasiado bajos, luego será más complicado incrementarlos para llegar a obtener un verdadero beneficio.

Un precio por encima del precio medio de mercado puede hacerte perder un cliente antes, incluso, de iniciar una negociación. Si optas por moverte en un rango de precios superior es necesario asegurarse cómo justificar ese incremento de precio medianter un valor añadido que equilibre la relación calidad/precio.

  • El valor añadido

Para dotar a un presupuesto de valor añadido, es conveniente presentar el problema del cliente desde tu visión profesional. En muchas ocasiones nuestros potenciales clientes no saben realmente que es lo que quieren, y analizan cada necesidad desde su perspectiva de negocio y no funcionalmente.

Tu propuesta debe especificar cómo tu aportación ayuda al cliente a buscar una respuesta a su necesidad. En este apartado es conveniente incluir un plan de trabajo en el que además de para vender, explicar la metodología y la forma de hacer las cosas, podrás exponer a tu cliente de una forma más práctica en qué va a gastar su dinero.

Por último, un error común en los presupuestos es especificar qué se incluye obviando lo que no lo está. No dejar constancia de lo que no incluye el presupuesto puede dar lugar a malentendidos, ya que el cliente puede dar por sentado que se presupuestan ciertos servicios que nosotros no habíamos incluido en la oferta.

Imagen | Simon Cunninghan En Pymes y Autónomos | ¿Sabes calcular el precio por hora de tu trabajo?

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir