Compartir
Publicidad

Acceso fácil e intuitivo a la administración electrónica, el reto pendiente para el próximo Gobierno

Acceso fácil e intuitivo a la administración electrónica, el reto pendiente para el próximo Gobierno
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Posiblemente una de las promesas de muchos de los partidos políticos que concurran a las próximas elecciones sea acabar con la burocracia a la hora de crear una empresa. Pero esta no es la cuestión, porque en la puesta en marcha, más allá de tardar uno, dos o cinco días, si no se gestiona un acceso fácil e intuitivo a la administración electrónica no habremos avanzado nada.

Porque actualmente son muchas las horas que se pueden perder en entender cómo funciona la administración electrónica, con sus diferentes administraciones, ya sea de ámbito nacional, autonómico o local. El caso es que para una empresa puede ser todo un calvario llegar a realizar los trámites de forma electrónica a los que muchas veces están obligados.

La base de todo el proceso ya nació con graves problemas

No ayuda tampoco algunos problemas de base en el diseño de la Administración electrónica, como el fracaso del uso de DNIe como sistema de firma e identificación o el uso de Java para facilitar la firma electrónica con el uso de un certificado de software. Hasta ahora a funcionado con esa filosofía de si funciona no lo toques.

Pero la deriva que han ido tomando los principales navegadores, desde Chrome hasta Edge, donde muchos de ellos ya no admiten el uso de los complementos de Java para facilitar la firma electrónica obliga a buscar otras alternativas. Autofirma es la apuesta de la administración para independizarse de Java, pero está tardando demasiado en implantarse de forma generalizada.

La empresa no tiene salida y está obligada a asumir los fallos de la administración electrónica

El sistema Cl@ve es la otra gran apuesta. Pero en este caso casi parece más enfocada al ciudadano que a la propia empresa donde no parece tener una gran implantación. Y a todas estas cada vez se exige más a las empresas y se están sumando ya los autónomos, obligados desde no hace mucho a tramitar con la Seguridad Social de forma telemática.

En el mejor de los casos podríamos decir que las grandes beneficiadas serían las asesorías, en las que se delegan muchos de estos trámites electrónicos. Para las empresas supone un coste económico tener que delegar para evitar romperse la cabeza cuando algo no funcione. Pero para las asesorías también supone una fuente constante de problemas.

Lo que en principio se suponía que iba a ser un ahorro de tiempo se puede convertir en un bucle del que es difícil salir. Para un trámite que nos puede llevar 3 minutos se puede transformar en horas perdidas, además del estrés generado porque los plazos siguen corriendo. Y lo que estaba presupuestado en X horas acaba comiéndose muchas más de las que nos gustaría.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio