Publicidad

¿Qué le pedimos a un WiFi para clientes en la empresa?

¿Qué le pedimos a un WiFi para clientes en la empresa?
1 comentario

Publicidad

Publicidad

El acceso a Internet para los clientes se está convirtiendo en un servicio básico para muchas empresas. Se trata de ofrecer una red WiFi para los clientes de calidad y fácil de administrar, pero ¿no lo están ofreciendo ya las empresas? Vamos a ver qué le pide una pyme a un WiFi para clientes como servicio premium.

Y hablamos de servicio premium por ambas partes, porque por un lado al cliente le tienen que llegar unos parámetros mínimos de calidad, relacionados por un lado con la velocidad y capacidad de uso de la comunicación cuando tienen el local lleno, pero también con la seguridad de la información de sus dispositivos para que esté adecuadamente cifrada.

Cómo se ofrece WiFi a los clientes

Lo normal es que este acceso se facilite utilizando el propio router que nos deja la operadora. En el mejor de los casos, tenemos una red WiFi con un nombre adaptado a nuestro negocio, en lugar del que venía por defecto y una contraseña fácil de recordar para que el personal la pueda facilitar a los clientes.

En algunas empresa se utilizan puntos de acceso que se encargan de crear una WiFi específica para clientes, ya sea para ofrecer una mejor cobertura por todo el local o para definir dichos parámetros de nombre de red WiFi, cifrado y contraseña sin tener que depender de que mañana nos cambie el router la operadora y no nos deje los datos.

Esto tiene el inconveniente en la mayoría de los casos de compartir red entre los clientes y los equipos informáticos de la empresa. Es decir, no existe separación y alguien conectándose a nuestra WiFi podría llegar a acceder a los ordenadores conectados de nuestra empresa, de forma más o menos sencilla, con los problemas de seguridad para los datos, virus o malware que esto puede suponer para la empresa.

Una WiFi fácil de administrar para la pyme

Por eso uno de los primeros aspectos que se le pide a la WiFi para clientes es la seguridad y segmentación. Ningún cliente que se conecte a la red WiFi tiene que poder acceder a la red corporativa y viceversa. Es necesario tener este aspecto claro antes de empezar a facilitar contraseñas de acceso a la red inalámbrica.

Otro aspecto importante es poder crear un portal cautivo, una web especialmente diseñada por el comercio que será la primera que vea el cliente al conectarse. Por un lado aquí debería aceptar las condiciones legales de uso de la red y posteriormente acceder. También se puede utilizar para lanzar ofertas promocionales, un medio más de realizar marketing para clientes que puede ser muy interesante.

Otra cuestión importante para las empresas es poder limitar la conexión por tiempo de forma sencilla. De esta manera no se producen abusos o que el vecino del primero se esté conectando constantemente y utilizando nuestra conexión a Internet sin ningún tipo de límites.

Una última cuestión tiene que ve con la facilidad de acceso para los clientes cuando llegan al local. Ya sea a través de un registro, con usuario de Facebook o introduciendo la contraseña, tiene que ser una forma muy sencilla. No hay que pedir datos de forma innecesaria, por ejemplo, registro con una cuenta de correo haciendo que acepten el uso de comunicaciones comerciales si luego no vamos a realizar campañas de mailing de promoción.

En todo caso, lo importante es dar un servicio que los clientes valoran en condiciones adecuadas. El lío que podemos tener si se producen robos de datos, infecciones de virus o similares es fenomenal, por no hablar de las posibles repercusiones legales que podría afrontar nuestra empresa.

En Pymes y Autónomos | Una gestión eficiente del WiFi te puede hacer mejorar la facturación

Imagen | Wesley Fryer

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir