¿Por qué ha fracasado del Plan de Ayudas Directas a Pymes y Autónomos?
Subvenciones y ayudas

¿Por qué ha fracasado del Plan de Ayudas Directas a Pymes y Autónomos?

HOY SE HABLA DE

Cuando el Gobierno anunció su plan de ayudas directas para Pymes y Autónomos tenía un objetivo muy claro, que las pequeñas empresas pudieran estar preparadas para el inicio del verano, que pudieran pagar deudas, a proveedores y créditos pendientes. Poder iniciar la campaña estival con más fuera. El plan estaba dotado de 11.000 millones, de los cuales queda una gran parte todavía por repartir, se estima en más de 3.500 millones. Está claro que no ha cumplido su objetivo. Pero ¿de quién es la culpa del fracaso del Plan de Ayudas Directas a Pymes y Autónomos?

No importa cuánto has perdido, sino cuánto debes y a quién

Para empezar los requisitos impuestos eran complicados de cumplir para muchas empresas. Se primaba a las que tenían deudas, puesto que las ayudas iban destinadas al pago de proveedores, suministros, créditos pendientes, etc. Las empresas que habían gestionado bien la crisis, las que habían aguantado con fondos propios, pero tenían pérdidas importantes de más del 30% no podían pedir las ayudas.

Con esto además se generó una gran picaresca, dejó de pagar a otras empresas, aunque pueda hacerlo, para poder acceder a las ayudas. Y también se impulsó que se pagaran aquellos créditos ICO que se solicitaron en su momento. Dicho de otra manera, los primeros que cobran los bancos.

Nadie está contento con el modelo de ayudas directas 

A su vez todas las empresas que tuvieran deudas con Seguridad Social y Agencia Tributaria no podían solicitar las ayudas. Un error, porque dejaba fuera a muchas pequeñas empresas y no se aliviaba la deuda de estas administraciones.

También existía una excesiva complejidad a la hora de demostrar y solicitar las ayudas. Y esto para un autónomo o una micropyme ya hace que sea muy complicado poder acceder a las mismas. Incluso aunque cuenten con ayuda de asesores u organizaciones empresariales.

Muchas Comunidades no han acabado la tramitación de ayudas

Por último, una lentitud excesiva en muchas comunidades a la hora de tramitar y repartir los fondos. Mientras que algunas empezaron en junio y un mes después todas las solicitudes habían sido atendidas, otras están todavía comprobando datos para pagar a las empresas. Esto hace que haya todavía una partida de ayudas sin asignar.

La realidad es que un plan de este tipo, que llegar a empresas con pérdidas importantes, pero que seguían adelante, no ha cumplido con su objetivo. Se estima que apenas ha llegado al 10% de las pymes, algo por otro lado normal teniendo en cuenta la cantidad de empresas de esta categoría que existen en España.

La cuestión en estos casos es encontrar el equilibrio entre agilidad a la hora de conceder la ayuda, facilidad de tramitación y garantía de que se cumplen los requisitos. Porque si para agilizar se comprueba con posterioridad y luego las empresas tienen que devolver el dinero, para muchas va a suponer un problema grave, sobre todo si además se incluye una sanción.

Temas
Inicio