Ni todos los empleados son unos vagos ni todos los empresarios unos explotadores
Reflexiones

Ni todos los empleados son unos vagos ni todos los empresarios unos explotadores

No se por qué pero cada vez que hablo con diferentes empresarios muchos de ellos se quejan siempre de lo mismo. Los empleados hacen todo lo que pueden para no trabajar. Hay que estar encima de ellos porque de lo contrario no cumplen con su cometido o no lo hacen apropiadamente. O no como quiere el jefe, que no siempre es sinónimo. Pero lo cierto es que ni todos los empleados son unos vagos ni todos los empresarios unos explotadores.

Es cierto que a lo largo de tu vida laboral te encuentras con gente que a la mínima que te das la vuelta no están donde se esperaba. Pero también es cierto que suelen ser una minoría. Pero por ellos suele juzgarse al resto de empleados. Y no es correcto. La mayoría cumple con su cometido de forma eficiente. ¿Podrían dar más? Seguramente. ¿Tienen los incentivos para exprimirse al máximo en sus puestos? Lo más probable es que no.

Motivar e incentivar a los empleados

También hay algunas empresas que tienen serios problemas a la hora de seleccionar a su personal. No puede ser que todos los que contratan sean malos empleados. Aquí falla algo, o no están reclutando a los perfiles adecuados o hay un problema en la dirección.

Porque este es el otro lado del prisma, el del empleado que piensa que todos los empresarios son unos seres sin escrúpulos, explotadores, que buscan el máximo beneficio. Tampoco es cierta esta visión. La mayoría intenta sacar adelante sus negocios, generar beneficios y cuidan de sus empleados como un activo importante para lograrlo.

Liderar un equipo de trabajo no es fácil ni es algo que todo el mundo sabe hacer

Es cierto que en algunas ocasiones hay gente que no sabe gestionar bien sus negocios. No existe la organización eficiente que permite sacar el máximo partido a los empleados para que generen una mayor plusvalía y aumenten los beneficios.

En este caso cuando se acumula el trabajo y hay que salir adelante se acaba por trabajar más horas, pagadas o no. Y si no se sabe gestionar adecuadamente, en muchas ocasiones el empleado se siente menospreciado, maltratado y rompe su compromiso con la empresa. Acaba por hacer lo mínimo posible y en cuanto tienen la menor oportunidad cambian de empresa.

La gestión de recursos humanos, un área de mejora pendiente

Mi impresión es que aunque se ha avanzado mucho y se ha mejorado en temas básicos de gestión empresarial, aunque quede mucho camino por recorrer, hay un área de gestión de recursos humanos al que no se presta atención y es fundamental para lograr el éxito empresarial.

También es cierto que en empresas de alto grado de rotación no se cuida este aspecto. ¿Para qué se va a cuidar este aspecto si en tres meses puede que esta persona ya no esté con nosotros?

Lo mismo podríamos decir de la formación. Muchas empresas no invierten en la mejora de las capacidades de sus empleados porque piensan que es una inversión perdida si luego dejan su puesto y se marchan a la competencia.

En este sentido, no todo el mundo tiene la mano izquierda o la experiencia suficiente para la gestión del personal. Hay profesionales excelentes que no saben dirigir a un equipo a su cargo. No todo el mundo sabe liderar, algunos solo saben ordenar y en el peor de los casos imponer y amedrentar.

Imagen | jmexclusives en Pixabay

Temas
Inicio