El problema no es subir el salario mínimo 15 euros, es subirlo más de 100 en los dos próximos años

El problema no es subir el salario mínimo 15 euros, es subirlo más de 100 en los dos próximos años
2 comentarios
HOY SE HABLA DE

Los representantes de las empresas no se han sumado al último acuerdo. En mi opinión han hecho mal. Entiendo que es parte de su estrategia, pero quizás hay que perder una pequeña batalla para poder obtener un mayor beneficio a largo plazo. Porque el problema no es subir el salario mínimo 15 euros, es subirlo más de 100 en los dos próximos años.

Y realmente esto es lo que se debería haber negociado. Queda pendiente para los próximos meses. Y tienen malas cartas para jugar esta partida. Porque en el escenario actual se puede presionar más. Necesidad de las empresas, trabajadores en ERTE, recuperación débil, deudas de las empresas, etc.

La previsión económica puede ser diferente en unos meses

Puede que dentro de cinco o seis meses cuando se acuerde el nuevo SMI para 2022 el escenario sea totalmente diferente. Recuperación consolidada, menos paro, un coste de la electricidad más moderado, recuperación de los beneficios empresariales, fuerte crecimiento económico. Y es con estas cartas con las que les tocará sentarse a la mesa, negociar y acordar. O quizás no lleguen a acordar, pero en definitiva será peor.

El principal problema es que los sectores donde más les aprieta la subida del SMI puede que no se vean beneficiados por el crecimiento o el impulso de los fondos europeos. Un agricultor o un ganadero que contratan mano de obra y pagan el SMI es muy posible que sigan vendiendo su producción al mismo precio.

Los pequeños comercios que necesitan alguien, no especialmente cualificado, que les de un relevo en esos horarios extendidos de lunes a sábado. No hablamos ya de si abren también domingos. ¿Les llegará la recuperación en forma de mayor facturación?

Las familias que contratan empleadas del hogar, cuidadoras para personas mayores puede que si obtengan más ingresos, pero quizás no quieran pagar este aumento del SMI. El resultado será que puede que muchas de ellas acaben en la economía sumergida.

Y además tienen otras batallas pendientes, como la reforma fiscal, de la Seguridad Social o la cotización de autónomos por ingresos reales. Muchos temas encima de la mesa de la suficiente importancia en los que sería necesario un consenso que siente las bases de la economía española para la próxima década.

Temas
Inicio