Compartir
Publicidad
Publicidad

Empresario vs trabajador: libertad de contrato, libertad de pacto

Empresario vs trabajador: libertad de contrato, libertad de pacto
Guardar
26 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En estos últimos tiempos se está hablando y mucho de la reforma laboral y ahora ya encaramos la recta final pues el gobierno ya la ha aprobado y faltan pocos trámites para que entre completa y definitivamente en vigor, sobre ella también hemos hablado en esta tribuna sobradamente tanto otros compañeros editores míos de este blog como yo mismo, en mi caso en particular muchas veces he causado polémica con mis aportaciones sobre como considero que debería ser el marco de relación laboral, hoy voy a dar una vuelta de tuerca más.

Para mí (y reitero que es según mi visión propia y particular) el problema de la falta de productividad y de competitividad de nuestro país es la relación de subordinación que existe entre empresarios y trabajadores, entre el que paga y el que cobra a final de mes, pues como he dicho en muchas ocasiones aquí se ve casi como una situación de vasallaje entre amos y esclavos o bien entre un empresario que quiere aprovecharse de un trabajador o viceversa en lugar de verse como dos iguales que se prestan servicios mutuamente y pactan libremente y sin cortapisas las condiciones que acuerdan entre ellos, y de eso es de lo que quiero hablar.

Siempre he defendido que el marco de relación laboral debería ser como si todos los trabajadores fuesen autónomos que prestan sus servicios profesionales o como mínimo con esa mentalidad, no con la mentalidad de ir a trabajar lo mínimo posible para cobrar lo máximo a final de mes o por la parte contraria el sacar el máximo jugo al mínimo coste posible, ninguna de ambas situaciones, al contrario, uno es un trabajador que tiene unas capacidades y las presta (presta, no se subyuga al empresario) y el otro tiene un ente jurídico que necesita de unos servicios para funcionar y se los contrata al primero (contrata no esclaviza, ni al revés, contrata sus servicios no mantenerle a él y sus circunstancias).

Hasta donde yo sé en este país no se pone a nadie ninguna pistola ni se le amenaza para que firme un contrato, cada uno es libre de firmar unas condiciones o de no firmarlas, y sé que lo que voy a decir es polémico pero nadie debería quejarse de sus condiciones laborales, ni exigir derechos, pues todo ello se debería pactar en el momento de la contratación y si no supo o no quiso negociar en ese momento pues las condiciones ya le parecían bien no entiendo que a posteriori se pueda reclamar.

Reitero cada uno es libre de firmar o no firmar (si en algún caso hay coacción para firmar eso es otro tema, eso es delito, pero esos casos son inexistentes o uno de entre millones) y por ello las condiciones de un contrato laboral deberían ser libres, el trabajador debería ofrecer sus mejores servicios profesionales y el empresario contratar aquellos que le interesasen.

No hay relaciones buenas ni malas, según el caso y las necesidades de cada uno, ¿es malo un trabajo X cargando o descargando camiones por 800€ al mes?, ni si, ni no, depende de cada uno, la mayoría no lo haríamos pues no lo necesitamos, pero seguro que habrá demanda para esa oferta de trabajo, no hay productos, servicios, ni trabajos buenos o malos, caros o baratos, caro o barato, bueno o malo es subjetivo, depende de cada uno, yo no me postularía a esa oferta de trabajo, no les presentaría mi “presupuesto” pues no lo necesito, pero seguro que si que habrían otros muchos que presentasen su “presupuesto”.

En Pymes y autónomos | ¿Y si todos los trabajadores fuesen autónomos?
Imagen rufino_uribe

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio