Compartir
Publicidad

En el diccionario del freelance la palabra vacaciones no aparece

En el diccionario del freelance la palabra vacaciones no aparece
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

"Tienes menos trabajo, ¿verdad?", esa pregunta o alguna similar la hemos escuchado todos los freelance alguna vez. Por razones tan sencillas como tomarte un descanso de quince minutos y dar un paseo. Eso sí, a unas horas en las que todo el mundo está trabajando cumpliendo con su horario. Ahora se acercan las vacaciones, el momento ideal para plantearse algunas preguntas como freelance.

Uno de los misterios que rodea al freelance es decidir cuándo tomar unos días de descanso. Y no hablamos de un mes, quizás de fines de semana o algún día suelto. Todo un reto y una cuestión de estrategia.

La difícil existencia del freelance durante todo el año

Cuando se habla de estrés, los freelances deberían ganar la medalla de oro si existieran una olimpiadas en esta categoría. El año transcurre en busca y captura de nuevos proyectos, de mantener los que se tienen y de esperar que los clientes paguen sin poner excusas.

El tiempo libre, el ocio es tomado como algo secundario. Una opción para los demás, por esta razón de vez en cuando, aunque los demás miren como si fueras un bicho raro, está bien hacer un descanso un miércoles por la tarde e ir al cine, sobre todo si es el día del espectador.

Una mente que no descansa es una mente que no rinde por muy freelance que seas

Borra de tu mente que estás disponible las 24 horas

La desconsideración por parte de algunos clientes, les lleva a llamarte un domingo o a invadir tu teléfono con mensajes e ideas que les han surgido de repente. A veces, somos nosotros los que damos pie para que esto suceda.

¡Se acabó! Necesitamos el dinero como cualquiera pero también un momento de evasión. Y todo es posible, sobre todo si dejamos el portátil en casa, o desconectamos el teléfono. Es fácil de decir y también tan necesario como el respirar.

Intentemos terminar el máximo de trabajo posible antes de la diversión

Nos conocemos. Nos hemos convertido en unos adictos al trabajo. Somos tan fuertes, tan cumplidores, tan perfeccionistas, que creemos que estar en cuatro proyectos diferentes no podrá con nosotros, y es falso además de estúpido.

Por esta razón, a veces debemos refrescar la memoria y recordar aquello que ocurría en época de estudiantes. Donde intentar retener más información pasadas dos horas no servía para nada. Lo mismo ocurre con el trabajo. ¿Queremos entregar un proyecto de calidad o algo realmente bueno y profesional?

Lo más importante: te lo mereces

Todos merecemos unos días de playa, de montaña, de no hacer nada. De hecho, esos días pueden ser cruciales para averiguar si quieres seguir siendo un freelance, si vas a pensar en trabajar para otro, o estudiar una oposición. No importa dónde vayas, lo sano y lo justo es tomar un respiro porque si no lo hacemos, los clientes y sobre todo, nosotros pagaremos las consecuencias de no tomar vacaciones.

En Pymes y Autónomos|Cómo motivarte para trabajar mientras los demás están de vacaciones

Imagen|PublicDomainPictures

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio