Publicidad

Los 40 son los nuevos 30 pero los 70 los nuevos 60, así nos jubilaremos todos más tarde
Reflexiones

Los 40 son los nuevos 30 pero los 70 los nuevos 60, así nos jubilaremos todos más tarde

HOY SE HABLA DE

Uno de los principales problemas del sistema de pensiones es hacer frente a la entrada en el mismo como perceptores de la generación que nació entre los años 60 y 70, conocidos con un pico de natalidad muy alto. Pero no es el único, también el aumento de la calidad de vida y los años de vida media hacen que si antes después de la jubilación se cobrara de media la pensión durante 10 años ahora pueden ser tranquilamente entre 20 y 25. Son las consecuencias eso que muchos entre bromas señalan como los 40 son los nuevos 30 pero los 70 los nuevos 60 y eso nos obligará a jubilarnos más tarde.

Es un proceso que ya se ha iniciado y en el que más pronto que tarde se tendrá que profundizar. La edad de jubilación tiene que converger hacia los 67 años. Y dudo mucho que en la próxima década, una vez alcanzada dicha cifra no haya alguien que plantee que se debería retrasar hasta los 70. Claro que esto genera una serie de problemas que no todo el mundo puede afrontar.

No todo el mundo llega con buena salud a los 70 años

No todas las profesiones requieren el mismo nivel físico de esfuerzo. No es lo mismo ser una limpiadora de habitaciones de hotel que ser notario. Esta cuestión es clave, porque precisamente son aquellos que realizan los trabajos más penosos los que menos pensión suelen tener.

Y no todo el mundo llega a los 65 años con buena salud. ¿Le interesa a las empresas mantener a trabajadores que día si y día no se van a estar cogiendo bajas laborales porque no pueden ya realizar el mismo trabajo? Es complicado, sobre todo porque a medida que van pasando los años cada vez cuesta un poco más subir ese mismo peldaño.

Adaptarse a un entorno laboral cada vez más dinámico con 60 años no es tan fácil

Por otro lado estamos en un mundo que cambia muy rápido. Mucho más de lo que ha ocurrido en épocas precedentes, donde los empleados y trabajadores tienen que ser flexibles, reconvertirse a lo largo de su carrera laboral posiblemente un par de veces o corren el riesgo de quedar obsoletos. Más todavía en un país donde la formación continua en las empresas no es lo más habitual.

Paro juvenil y de larga duración en mayores de 55 años

Con un 40% de paro juvenil prolongar la carrera laboral implica menos rotación en las plantillas y tienen más problemas para consolidar sus puestos de trabajo. Si no se jubilan los más mayores, el acceso a estos puestos de trabajo por empleados más jóvenes es sumamente complicado. Y lo cierto es que ya tenemos un grave problema para la inserción de estos jóvenes en el mercado laboral.

Por último se junta con el problema opuesto, los mayores de 55 años cada vez tienen más problemas para encontrar un nuevo trabajo. Y esto supone ahora 10 años de vacío de cotización en el peor de los casos, pero subir dicha cifra 20 puede ser dramático.

Todo esto plantea una situación muy compleja que sería necesario afrontar con un debate sereno y serio, pero que hemos visto como se ponen parches y poco más en un sistema en el que cada vez hay un mayor número de escépticos que no saben si podrán mantener su nivel de vida cuando se jubilen. Porque si no hay dinero y no se aumenta la edad de jubilación lo único que queda es cobrar menos.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio