Publicidad

El 1º de mayo también debería ser una fiesta de orgullo y reivindicación para los autónomos

El 1º de mayo también debería ser una fiesta de orgullo y reivindicación para los autónomos
Sin comentarios

El primer día de mayo es el día del trabajador. Se conmemora a nivel mundial al movimiento obrero y la fuerza laboral, como movimiento reivindicativo de diferentes causas relacionadas con el trabajo. Es un día de orgullo pero también de reivindicaciones para poner el foco en cuestiones pendientes. Los autónomos en muchas ocasiones no se sienten aludidos en esta festividad, pero la realidad nos dice que pocos dedican más horas al trabajo que ellos. Por eso el 1º de mayo también debería ser una fiesta de orgullo y reivindicación para los autónomos.

Orgullo por el trabajo realizado y el esfuerzo que ponemos cada día para salir adelante. Para levantar negocios y seguir adelante pese a todas las dificultades. También para generar puestos de trabajo, porque en esta dualidad de trabajadores y empresarios es donde se mueven gran parte de los autónomos.

Pero también tiene que ser un día para reivindicar, para pedir mejoras, para pedir justicia con este colectivo. Si se hiciera tanto caso a los autónomos como a las grandes empresas cuando van a cerrar una gran fábrica, un centro de producción, etc. y se quedan en la calle miles de trabajadores. Una medida desacertada o una interpretación estricta de una norma puede afectar no a miles sino a cientos de miles de trabajadores autónomos.

Y tenemos muchos ejemplos de ello, desde las ayudas que se prometen y no llegan, las facturas no cobradas de las que igual se tiene que pagar IVA, los impagos de la propia administración, la tomadura de pelo de las dietas de los autónomos o de los gastos deducibles si trabajamos en casa.

El 1º de mayo debería ser un día en el que los autónomos también alzaran la voz para reclamar justicia como trabajadores que son. No se trata de reclamar privilegios sino igualdad de trato, para que su jornada laboral sea solo de 8 horas por ejemplo y no asumamos que por ser nuestros propios jefes vamos a tener que estar un mínimo de 12 horas.

O tal vez no, tal vez se identifiquen más con el día del emprendedor, que no deja de ser lo mismo pero revestido de una épica quijotesca en muchos casos que nos hace pensar que somos mejores que esos autónomos de mono y trabajo manual, esos que son autoempleados más que soñadores. Aunque a veces el emprendedor trabaje muchas más horas y puede que no llegue a obtener beneficios. Pero es el coste de perseguir tus sueños. O eso nos dicen.

Imagen | Ivan Samkov en Pexels

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio