Compartir
Publicidad

Una sonrisa bien vale una compra

Una sonrisa bien vale una compra
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

¡Sonría, por favor! A todos nos dan ganas de gritarlo en silencio ante una persona que nos atiende. Sonreír, además de ser beneficioso para quien lo practica, resulta una herramienta de venta de lo más sencilla. ¿O no?

Un estudio realizado en Uppsala University demostró que cuando una persona observa a otra sonreír, inconscientemente también sonríe, le resulta más complicado continuar enfadado (si lo está) Así que sonreír capta la atención del cliente y además, predispone a escuchar con un mejor talante lo que tenemos que ofrecer.

Estudios hay y muchos, sobre la importancia de un buen trato acompañado de una sonrisa. Los datos son demoledores, cuando se tiene una mala experiencia como cliente, no volvemos al lugar. Así de tajante y de obvio. Pero a pesar de este hecho, son muchos los lugares donde el rictus serio no ayuda al marketing personal.

¿Debería ser entonces un requisito aprender a sonreír de verdad y emplear un lenguaje amable antes de abrir un negocio? Mil veces sí.

La sonrisa auténtica no se puede fingir, está demostrado, y nosotros percibimos cuando una persona nos muestra una dentadura perfecta, pero sus ojos nos dicen: "Vete, y vete pronto, no me apetece atenderte".

Sonreír sirve para romper el hielo. Para que un cliente que no está seguro de lo que busca, se relaje y en un ambiente agradable, decida quedarse en la tienda. La venta quizás no se produzca ese día, pero cuando salga por la puerta recordará el buen trato y volverá.

¿Alguna vez no te has sentido nervioso o irritado antes de entrar a un comercio, y al intercambiar unas palabras con un dependiente de sonrisa amable, incluso te has llevado un producto que no estaba en tu lista de la compra?

Los productos han de ser de calidad, los precios razonables y ajustados a nuestro público objetivo, el local debe estar bien acondicionado, limpio, atractivo para el cliente, pero todo ello, ha de contar con un factor como el del buen trato, y una sonrisa es un valor añadido. Una sonrisa sincera. Un gesto sencillo.

En Pymes y Autónomos|Mala atención al cliente, el camino más rápido a la ruina de tu negocio,La atención al cliente en tu negocio

Imagen|srgpicker

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio