Compartir
Publicidad

¿Pagarías a tus empleados para que hablaran bien de ti en las redes sociales?

¿Pagarías a tus empleados para que hablaran bien de ti en las redes sociales?
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La imagen corporativa de la empresa es compleja. También su comunicación a través de las redes sociales. Importa y mucho lo que se diga de nosotros. La reputación que se crea, no solo en la relación de empresa cliente, sino también en empresa empleado. Por eso algunas empresas prefieren pagar a sus empleados para que ejerzan de embajadores de la compañía en las redes sociales.

Un ejemplo claro es Amazon, que tiene una serie de perfiles de empleados que se dedican a loar a la compañía. El objetivo no es solo dar a conocer los beneficios de trabajar en la compañía sino también responder a aquellos que hablan mal de la misma, de sus condiciones de trabajo, etc. No es la única que utiliza esta estrategia.

Es algo bastante habitual en las grandes compañías. Nadie quiere asociar su imagen a unas condiciones laborables que rayan en la explotación. Todas las empresas venden en su comunicación corporativa las ventajas de trabajar en su organización. Refuerzan sus puntos fuertes frente a las políticas de otras de la competencia.

Lo ideal es que el embajador de la empresa sea el propio cliente.

Pero la realidad muchas veces se impone. Y con Amazon no es la primera vez que pasa. A las quejas de sus trabajadores de centros logísticos se suman las de los repartidores de empresas subcontratadas que trabajan para ellos. Y todo esto al final recae sobre la propia marca donde se ve de lejos que sus trabajadores distan muchos de estar contentos en sus puestos de trabajo.

Hay muchos trabajadores que se ponen la chaqueta de la empresa y están totalmente alineados con su política. Es algo que en España lleva practicando Mercadona durante años. Aunque si hablamos de exempleados ya no todos se ponen la chaqueta de la empresa con tanto orgullo.

Pero lo peor de todo no es que se pague a empleados para mostrar su opinión sobre las condiciones de trabajo o el orgullo de pertenecer a una compañía. Lo peor es que al final contestan con un manual de recursos humanos, respuestas enlatadas que no demuestran la experiencia vivida por los empleados, sino la imagen que la empresa quiere reflejar, echando por tierra toda la imagen de trabajadores contentos con su trabajo.

En Pymes y Autónomos | Un cliente satisfecho, el mejor embajador de tu negocio

Imagen | Pexels

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio