Publicidad

Las cerezas, el vídeo promocional y el 'escándalo'

Las cerezas, el vídeo promocional y el 'escándalo'
2 comentarios
HOY SE HABLA DE

Acabo de ver el vídeo promocional sobre la picota del Jerte. El Consejo Regulador de la Denominación de Origen Protegida Cereza del Jerte (Cáceres) ha decidido retirarlo tanto de su página web como de su canal en Youtube, tras haber sido calificado de sexista por parte del PSOE y CCOO.

En un comunicado, Cereza del Jerte señala que la intención de la Denominación de Origen con este vídeo, titulado Picoteando Films: Verdades como puños, "nunca ha sido ofender o agraviar a ningún sector de la población". Asimismo, ha lamentado "profundamente" los daños que haya podido ocasionar. Soy mujer y a mí no me ha ofendido, evidentemente no represento a las féminas de este país ni del planeta, pero creo que el límite entre lo correcto y la exageración es frágil. Jamás asociaría a las cerezas ni al vídeo a un escándalo.

Que en el mundo de la publicidad se opta en exceso por el culto al cuerpo y el sexo no es algo que podamos negar. Pero que el sentido de humor, aunque este ejemplo no es de los más 'sesudos', no deja de ser eso: un guiño, una gracia más o menos acertada también es cierto. La publicidad refleja lo que vemos en la sociedad todos los días: las conversaciones cotidianas, los chistes, las bromas sin maldad o con ella, pero sólo es un espejo en el que por mucho que fastidie a algunas mujeres, otras se ven reflejadas.

Las cerezas del Jerte cuentan con una popularidad y una calidad indiscutible. Son muchos los medios de comunicación que llevan sus programas de radio a este lugar para contar las bondades de esta fruta deliciosa, quizás ni era necesario dicho vídeo, pero de ahí a ser un escándalo hay un abismo.

Leyendo los comentarios de personas que son consumidoras de esta fruta llego a la siguiente conclusión: la publicidad no es ofensiva para una gran mayoría de las mujeres, incluso se lo toman a broma.

Emplear la frase: "se utiliza sin recelo alguno a la mujer como reclamo para atraer la atención del espectador, cuya imagen sirve como medio de promoción del producto, poniendo su cuerpo y belleza al servicio de la satisfacción de los varones", me parece más propio de un lenguaje arcaico y sobre todo alejado de la realidad.

La mujer no siempre quiere ser defendida

Algunas mujeres en el ámbito laboral tenemos que observar cómo otras emplean precisamente sus 'armas de mujer' para llamar la atención y destacar, sé que es doloroso de reconocer pero también es cierto. Las televisiones están repletas de programas donde el culto a la belleza y a mostrar el cuerpo son sus únicos objetivos. ¿

También son mujeres y nadie les empuja a emplear ese comportamiento. Eso es objetivo. Al igual que observar a supuestas feministas desnudarse a la primera de cambio. ¿No se puede luchar por los derechos con la ropa puesta? Si quieren igualdad, dignidad y se ofenden al ver un anuncio en televisión de este corte, no tiene lógica su proceder.

Hace unas semanas hablábamos sobre una campaña en Sabadell realizada por los comerciantes locales. En ese artículo se volcaban las reacciones que había provocado un montaje un tanto peculiar. En este caso, hablamos de lo mismo. La calidad o no del anuncio lo dejo en manos de los creativos y de la opinión de quien lo vea, pero como mujer no lo encuentro sexista. Me lo tomo como lo que es: publicidad.

La realidad es de muchos colores

No todas las mujeres quieren trabajar en una empresa, ser directivas, es más les agrada mostrar su anatomía sin que las presionen, y sé que lo que digo no es 'políticamente correcto' pero, ¿alguna de estas mujeres que nos defienden, les han preguntado a estas otras si quieren ser defendidas? Ahí sí hay un problema y grave de comunicación.Claro que existe el machismo y muchos otros conflictos serios, por eso no entiendo que se pierda el tiempo en asuntos tan triviales como un anuncio.

Como estrategia, a este producto le ha ido bien tratar de 'provocar' a una sociedad (o parte de ella) que se escandaliza dependiendo de quién protagonice la noticia. A muchos hombres y mujeres les gustaría que los políticos se preocuparan de asuntos de relevancia que atañen al desempleo, a los salarios bajos, a los derechos del trabajador y no tanto al análisis exhaustivo de unas imágenes que se pasen por televisión de una manera anecdótica.

Las cantantes aparecen con poca ropa, las actrices se desnudan por exigencias del guión, las modelos posan con lencería y ropa de baño escasa, respetadas personalidades del mundo del espectáculo, se enorgullecen de posar en la portada de una conocida revista mostrando su cuerpo desnudo y se las aplaude, ¡qué transgresoras! añaden otras con el poder que les da un micrófono en un medio de comunicación. Las mismas que se escandalizan por un spot

Conclusión

En mi opinión, a muchas mujeres nos gustaría que otras tantas dejaran de tratarnos como si fuéramos niñas a las que han de proteger no sabemos muy bien de qué. Tampoco comprendemos que las empresas se vean obligadas a contratar a un tanto por ciento de mujeres, sean o no válidas. Si yo fuera una empresaria me rodearía de un equipo eficaz no miraría de qué sexo son. Que se les imponga contratarnos sí es discriminación. Supongo que este no es el discurso más popular entre ese tipo de mujeres que se han adjudicado la misión de proteger nuestros derechos.

La falta de respeto al hombre y a la mujer se suele dar en escenarios anónimos, en esos donde nunca vamos a tropezarnos con ningún político o personaje televisivo que alce la voz. La publicidad comete errores, la publicidad es un paraíso artificial amante de la hipérbole en algunos de sus contenidos, pero también realista para incomodidad de algunos,por lo que tomárselo demasiado en serio es hasta ofensivo para la inteligencia.

Ojalá se empleará toda esa energía en temas más controvertidos que de verdad sí hacen daño a muchas mujeres y a muchos hombres. Y sobre todo, ojalá tuvieran más protagonismo y espacio en los medios de comunicación mujeres que trabajan para que esta sociedad sea mejor y no los prototipos que se fomentan en muchos formatos televisivos.

Es duro ser mujer y no pensar de una manera radical. Creo que el odio hacia el hombre no es la mejor forma de llegar a una convivencia sana en el terreno personal ni en el laboral que es el que nos ocupa aquí.

En Pymes y Autónomos|El colmo de la idiotez del lenguaje no sexista en las ofertas de trabajo, Imagen|Vvillamon

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios