Compartir
Publicidad

La honestidad de un buen vendedor

La honestidad de un buen vendedor
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En ocasiones me envían noticias que me invitan a pensar. Es complicado en estos momentos que una historia te haga reflexionar y te reconcilie con este mundo alborotado donde todo va tan rápido y tan mal. La historia la recogió Alberto Torrón en su blog. Un vendedor ambulante con su licencia, vende cometas con forma de aviones que él mismo fabrica, en las playas de Cádiz.

Lo llamativo de este señor es su estrategia de venta. Los niños regresan extrañados algunos días porque no quiere vender sus aviones. ¿No quiere ganar dinero?,nos preguntaremos incrédulos. Sí, pero lo que no quiere es mentir. Resulta que ha comprobado que en los días que escasea el viento sus clientes menudos se entristecen y por esta razón optó por decir que era mejor idea que regresaran al día siguiente donde seguro que podrían disfrutar de su juguete. A eso le llamo honestidad, la honestidad de un buen vendedor.

Leyendo los comentarios del diario donde se publicó la noticia me quedé impactada. No se hacía mención alguna al exquisito trato que tenía hacia sus clientes (la información que aportaba respecto al viento es digna de tener en cuenta) la gran mayoría de los lectores se reían de él. De su "plan de negocio", de que igual le gustaba pasar hambre y no ganar dinero con su trabajo.

Ese pensamiento individualista, donde lo importante es el dinero y no cómo conseguirlo ni de qué forma es el que nos ha llevado a esta situación de crisis económica y de valores. De diez comentarios solo una persona destacaba su bondad y además lo positivo de su forma de vender. ¿Ser una buena persona está reñido con ser un mal negociante? Creo que no.

Si echamos un vistazo a los comentarios pero esta vez del blog, leeremos a otros tantos que viven por la zona y lo conocen. No hay palabras cargadas de críticas gratuitas, alguna aportación fuera de lugar de alguien que ni se ha molestado en leer que este vendedor tiene sus papeles en regla. El "sálvese quien pueda" nunca ha sido una buena idea para que un país, una sociedad o un grupo salga adelante.

A veces, parece que ir por el camino rápido sea lo inteligente y ser el más 'avispado' lo preferible si quieres ser el primero, pero en ocasiones, echar un vistazo a casos como el que explicamos donde un vendedor conoce el mercado, a sus clientes y además fabrica sus productos sería un caso a estudiar, no sé si en una escuela de negocios, pero tal vez en el colegio, en la universidad. Sin honestidad perdemos muchos puntos y no sólo de cara a nuestro cliente.

No tengo vacaciones pero si las tuviera iría por Cádiz a comprar un avión de corcho hubiera o no viento ese día.

En Pymes y Autónomos|La comunicación como habilidad básica de un vendedor,¿Cuántos vendedores de humo nos rodean? Imagen|alvy

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio