Compartir
Publicidad

La buena ortografía ayuda a vender

La buena ortografía ayuda a vender
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Cuidar la ortografía de nuestro blog, página web, red social o correo electrónico no es un tema baladí. Grandes marcas han sido objeto de burla al cometer alguna, y no han conseguido precisamente una buena publicidad.

Cómo escribimos es sinónimo de respeto. En este caso a nuestros lectores y clientes. ¿No os ha sucedido alguna vez que al encontrar una falta de ortografía, habéis rechazado un producto? La buena ortografía también ayuda a vender.

Un texto que invita a huir

Imaginemos que decidimos abrir un blog para nuestra empresa. En él queremos mostrarnos cercanos al cliente. Ofrecer consejos, resolver problemas relacionados con nuestro sector. Tenemos un número considerable de seguidores y les invitamos a que se suscriban a nuestras publicaciones.

Pero en la primera que recibe nuestro cliente, se encuentra con varias faltas de ortografía y una estructura que le impide leer el contenido de una manera sencilla. ¿A qué viene ese descuido? ¿Hemos pasado por alto revisar el texto?

Por favor, gracias y de nada

Pensemos en la cantidad de fraudes que se dan hoy día a través de Internet. Si a su cuenta llega un descuento, una promoción de una empresa, en principio seria, pero con un mensaje repleto de faltas de ortografía ¿se lo pensará antes de comprar?

Debemos adaptarnos a la plataforma desde la que nos dirigimos a nuestro cliente, pero eso significa emplear un tono y unas palabras adecuadas, no descuidar nuestra imagen. La imagen va más allá de una página web atractiva. Las palabras y las expresiones también.

Traje, corbata y una buena ortografía

Una persona se te acerca en un evento, su aspecto es impecable, no ha descuidado ni un detalle de su vestimenta, pero cuando te ofrece una tarjeta descubres que hay un error gramatical serio. O peor aún, te ha interesado su propuesta y decides consultar su página web y es puro caos.

A pesar de ello, escribes un correo y esperas su respuesta. ¡Aquello es un texto escrito por una criatura que está aprendiendo a escribir! El rechazo es tal, que prefieres no continuar conociendo más ni al sujeto ni al proyecto.

Las excusas: "No tengo tiempo", "Escribo muy rápido", "Sí, sé que tengo alguna falta..." no sirven. Al igual que se nos exige mostrar una imagen física aceptable, ¿por qué no iba a ser igual de importante molestarse en cuidar cómo nos expresamos verbal y de manera escrita? Sobre todo si un texto es un vehículo para la venta.

Si tenemos un blog o una página web hay que dedicar tiempo, si no lo tienes o no te ves capacitado para comunicarte a través de él no lo abras. O siempre queda una solución sensata, dejar que sea otra persona la que se encargue de escribir.

En Pymes y Autónomos|¿Cómo redactar un email de forma correcta? (II) : lo más importante, el contenido del mensaje,Siete motivos por los que no es buena idea abrir un blog para tu empresa

Imagen|Juanedc

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio