Compartir
Publicidad
Publicidad

Errores en las políticas de compras (I)

Errores en las políticas de compras (I)
Guardar
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad


En la empresa, comprar es todo un arte, bien los aprovisionamientos necesarios para llevar a cabo nuestro proceso productivo como la contratación de productos o servicios externos para el desarrollo de nuestra actividad.

Este área pasa más desapercibida que las propias ventas u otros aspectos mejor controlados como son las políticas financieras a seguir o las políticas de retribución de personal. No cometer errores en compras se traduce en rebajas en precio de adquisición o menores costes financieros y por ende mayor beneficio para nuestra actividad principal. A raiz de un artículo que he leido en Tendencias 21, podemos extraer una lista con diez errores muy comunes en la política de compras:

  • Comprar demasiado pronto. Este error se genera dentro de los emprendedores que realizan compras precipitadas al comienzo de la actividad. hay que comprar cuando sea necesario. Me gusta una regla general, que es comprar lo que se pueda usar mañana mismo, no pasado. Aunque claro está, esta regla va en contra de la política de precios de grandes aprovisionamientos. Ahí manda el coste financiero de las compras y el periodo medio de salida del stock.
  • “Gangas” que no lo son. Veamos un ejemplo, un potente software que está a punto de ser descatalogado a precio de saldo o un vehículo que va a descatalogarse muy barato. En este punto hay que evaluar factores de mantenimiento, repuestos y compatibilidad con el resto de inmovilizado de la empresa.
  • Compras por impulso. Este es el problema de siempre y lo vamos a ver muy claro con una anécdota. Tuve una compañera de área que se encargaba de las compras de material de oficina. Su política de compras era irse a El Corte Inglés y cogerse todos los modelos de archivadores de Agatha Ruiz de la Prada. Las estanterías estaban preciosas pero ¿a qué precio?
  • No negociar. Sobre este tema hemos hablado largo y tendido en este blog y yo soy un firme defensor de la negociación en precios en todos los sectores. Por contra, otros opinan, como Wordlexis, que la empresa no es un zoco. Visiones distintas, pero se puede llorar para mamar sin berrear.
  • No pedir referencias. Punto vital para compras duraderas, productos o servicios de mantenimiento o aquellos que cubran una parte estratégica en de la empresa. Por ejemplo, una empresa que decida extaernalizar sus ventas mediante Siempre pedir referencias cuando se trata de compras significativas, sobre todo si es para adquirir servicios continuos. Tratar de obtener recomendaciones y referencias locales.

Como vemos, el primer bloque de recomendaciones no tienen porqué aplicarse en simultaneo pero son directrices a tener en cuenta para determinadas adquisiciones de productos o servicios.

Más Información | Resource Nation
En Pymes y Autónomos | Convertir una entrevista de ventas en una de compras
Imagen | My Buffo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio