Compartir
Publicidad

Vuelta a la oficina, cómo sobrevivir al trepa de la empresa

Vuelta a la oficina, cómo sobrevivir al trepa de la empresa
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Para muchos se acaban las vacaciones y se impone la vuelta a la rutina. Volvemos al trabajo o vuelve nuestro jefe de unos días de descanso y llega el momento en el que alguien en la empresa empieza a atribuirse méritos y pasar por delante de los demás. Por eso vamos a ver cómo sobrevivir al trepa de la empresa.

Si ha vuelto el jefe de vacaciones es el momento en el que tiene que lucirse. Todo ha funcionado bien gracias a su dedicación y desvelos por la empresa. Lógicamente el resto de empleados lo único que han hecho es ser perezosos y desentenderse del trabajo en ausencia del jefe. Solo él ha sido el pilar sobre el que se ha sustentado el buen funcionamiento del negocio.

Un trepa arruinará el relax logrado en verano

El trepa por definición es un ser ambicioso que lucha por subir en el escalafón, o mantenerse, sin importar pasar por encima de compañeros o incluso amigos. Lo importante para él es demostrar que todo lo hace mejor que los demás o incluso atribuirse las ideas e iniciativas de otros compañeros. Y si ha habido algún problema en ausencia del jefe, incluso aunque el fallo cometido haya sido suyo no dudará en evadir responsabilidad, mentir, manipular y tratar de pasar la culpa a otro compañero.

El trepa no tiene amigos en la empresa, pero puede fingir ser el tuyo para utilizarlo en su provecho

Lo peor de todo es si el trepa llega a ser jefe. Porque su comportamiento en esencia será el mismo. Seguirá atribuyéndose méritos de otros y pasando culpas o responsabilidades a los que están por debajo de él en el escalafón.

Lo importante para sobrevivir a sus malas artes es intentar dejar todo documentado. Es decir, si una toma de decisión ha sido impuesta por el propio trepa, enviar un correo electrónico a modo de acta donde se expliquen los pasos a seguir y quién es el responsable de la decisión. Enviarlo con copia al jefe puede no ser una mala idea. Será beneficioso si todo el trabajo queda registrado con el usuario de cada empleado. Así se pueden obtener los informes oportunos para evaluar de verdad el rendimiento de cada uno.

Porque la vuelta de las vacaciones suele ser un momento de estrés que arruine el relax que se ha conseguido en esos días de descanso. Lo mejor en estos casos es utilizar la inteligencia emocional para tratar de que las manipulaciones del trepa no nos afecten. No dejarnos llevar por los impulsos, estar tranquilos, hacer valer nuestro trabajo por encima de los falsos méritos de los trepas.

También para saber poner cada cosa en su sitio. Porque cuidado, si el trepa se sale con la suya y asciende puede convertir la empresa en un infierno. Y hay que saber abandonar el barco a tiempo antes de que nuestra salud acabe pagando por ello.

En Pymes y Autónomos | Trabajar con compañeros tóxicos, manual para sobrevivir a su lado

Imagen | ToNic-Pics

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio