Compartir
Publicidad

Somos uno

Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Remo nos acaba de contar una de las múltiples noticias surgidas a raíz de la victoria del Barcelona en la Liga de Campeones. Frente al salid ahí afuera y divertios de Cruyff en Wembey, Guardiola se marcó un video motivacional, con una de mis arias favoritas (Nessum Dorma), escenas de Gladiator, imágenes de los jugadores, etc. El vídeo sera difundido próximamente, pero ya podemos ver una parte muy destacable del mismo, y es que, según cuenta El País, acababa con un anuncio de Nike que lleva ya días colgado en YouTube. Curiosamente dicen que se le quito la voz de Guardiola, cuando el narrador creo que es Iniesta, aunque puedo estar equivocado.

Se que esto no es Notas de fútbol, pero ya desde mis comienzos en este blog, creo que transmití dos ideas: el deporte es una excelente escuela de gestión empresarial y los vídeos son una gran arma de motivación. Vamos, que no creo que haya mucha diferencia entre Guardiola en el Olímpico de Roma y el entrenador que interpreta Pacino en un Día de Furia. Los mensajes son muy similares. Y acertados. Por ello, no me resisto a citar el argumentario del vídeo y su traslación a nuestro universo de albaranes, facturas, ofertas y pedidos.

Somos el centro del campo somos nuestra precisión, somos nuestro esfuerzo, somos atacantes que defienden, somos defensores que atacan, somos nuestra velocidad, somos el respeto a nuestros rivales, somos el reconocimiento de nuestros rivales, somos cada gol que hacemos, somos los que siempre buscamos la portería contraria. ¡SOMOS UNO!

En resumen, y por no aburriros, es entre otras muchas cosas, un canto a la identidad deportiva, a la cultura de un club. Y eso es plenamente trasladable a la empresa. Al igual que no se trata sólo de ganar por ganar, tampoco se trata de vender por vender. Tiene que haber una idea detrás que nos anime a ello, una meta, unos objetivos que nos impliquen a todos, que sean atractivos y que sean capaces de reclutar apóstoles de nuestra empresa: proveedores, clientes, trabajadores, que nos defiendan, que nos reconozcan, que nos valoren.

La gran ventaja de asirnos a este ideal, a esta meta, es que sirve de brújula en los malos momentos. Es dificil que hagamos extraños experimentos, que nos desorientemos, si tenemos claro a donde queremos ir, y cuales son los principios básicos, irrenunciables, a la hora de gestionar nuestro negocio. Ya se que suena raro, pero estoy hablando de algo llamado principios.

Para terminar, y como mensaje final, en la medida que este ideario, que esta fuerza aglutinadora de intereses diversos en uno solo, sea capaz de respetar los legítimos intereses de cada de una de las partes (trabajadores, clientes, proveedores, etc...), que no los anule como individuos, es posible que logremos que en ese grupo esas individualidades no solo no se anulen, si no que se potencien.

En Pymes y autónomos | De empleado a jefe: el caso Guardiola, Lecciones de fútbol Más información | El País Enlace | Vídeo original YouTube

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio