Compartir
Publicidad

Si la política para retener a los empleados es el miedo, no tendremos trabajadores sino rehenes

Si la política para retener a los empleados es el miedo, no tendremos trabajadores sino rehenes
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

A medida que mejora el panorama laboral es más fácil encontrar un nuevo puesto de trabajo. Por eso es menos habitual encontrar jefes cuya política de retención de los empleados es únicamente el miedo a perder el puesto de trabajo. En este caso no hablamos de trabajadores, sino de rehenes que se encuentran atenazados en la empresa en lugar de motivados.

Muchos de estos empleados se plantean si merece la pena continuar de esta forma. Desde el momento en que la respuesta es positiva se siente una liberación, pero también una pérdida de compromiso, similar a la que tiene ese empleado que sabe que necesariamente está de paso por la empresa.

Esto tiene un grave problema, ya que convertirse en un zombi en la empresa puede que acabe pensándonos en el siguiente puesto que desempeñemos. No podemos esperar que nuestro jefe cambie, los que amenazan con "la puerta" generalmente lo hacen porque carecen de argumentos para convencer de otra manera, de motivar o de liderar equipos.

La falta de compromiso puede derivar en un despido. Esto tiene la ventaja para el empleado que tiene una indemnización, mayor o menor dependiendo del tipo de contrato. Este colchón es algo a lo que muchos no quieren renunciar para poder reorientar su carrera profesional y viven atrapados en empresas en las que no les aporta nada más allá del sueldo.

Por eso si existe la más mínima oportunidad de elegir el momento de nuestra salida es mejor hacerlo. No dejar pasar una oferta por miedo al cambio. A veces aunque estemos mal, nos resistimos a abandonar nuestra zona de confort. No vamos a crecer como trabajadores, como profesionales si nos quedamos acomodados en un trabajo.

Y lo peor para las empresas, algo que deberían tener siempre en cuenta, es que solo se van a ir los mejores. Los trabajadores más capaces, los mejores profesionales son los que tienen la oportunidad de marcharse. Y aun así todavía muchos siguen manteniendo la estrategia del miedo en la empresa. Se extinguirán como los dinosaurios, pero mientras lo hacen habrá que ver a cuantos se llevan por delante.

En Pymes y Autónomos | Del miedo al fracaso a la soledad: estos son los principales temores que azotan a los emprendedores novatos

Imagen | Alexas_Fotos

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio