¿Por qué se piensa que los teletrabajadores son unos vagos? El problema es como se mide su productividad
Management

¿Por qué se piensa que los teletrabajadores son unos vagos? El problema es como se mide su productividad

Con el gran experimento que hemos tenido de forma obligada en muchas empresas a la hora de implantar el teletrabajo hay compañías que han visto una gran oportunidad, otras que ven una fórmula que les puede resolver determinados problemas y algunas que directamente piensan que los teletrabajadores son unos vagos y se vuelve a la oficina lo antes posible.

La implantación del trabajo desde casa, más allá de los retos técnicos y de los diferentes problemas de comunicación que podamos tener, ha sido una solución muy eficaz para mantener la actividad en los momentos más duros de la pandemia y tratar de mantener a los empleados más seguros. También una fórmula para evitar tener a toda la empresa en cuarentena en caso de contagios.

Empresas que ven nuevas oportunidades con el teletrabajo

Como en todo, hay diferentes aproximaciones al teletrabajo por parte de las empresas. Algunas ven nuevas oportunidades con esta solución. Empresas que ofrecen la opción de teletrabajo como una fórmula para captar talento y hacer más atractivas las condiciones laborales para determinados empleados.

Especialmente si la empresa está ubicada en una gran ciudad, no es lo mismo tener que desplazarse cada día a las oficinas con una hora de trayecto de ida y otra de vuelta, que hacerlo esporádicamente. Esto permite a muchos elegir dónde quieren vivir, sin importar dónde tienen su trabajo.

Vivir donde queremos, no donde trabajamos, la oportunidad que abre el teletrabajo a muchos profesionales

También para redimensionar su espacio de oficinas. Esta es una cuestión más a largo plazo, pero que en muchos casos ya se contempla. No se necesitan tantos metros cuadrados, y quizás si habilitar zonas para trabajadores itinerantes, que puedan ocupar un día o unas horas.

Al final lo que supone es una oportunidad para ser más competitivos, tanto por trabajadores más felices, más comprometidos y más eficientes, como por un ahorro en alquiler y gastos de suministros al tener menos gente trabajando en la oficina.

Empresas que ven soluciones a cuestiones puntuales con el teletrabajo

Otras empresas prefieren una fórmula mixta. Han visto que pueden trabajar desde casa, que lo pueden hacer de una forma más o menos eficiente, pero también algunos problemas de comunicación que genera si siempre estamos teletrabajando. También de cultura de empresa o compromiso entre empleados y compañía.

Pero el teletrabajo es una oportunidad para poder trabajar desde casa en determinadas circunstancias, cuando tenemos un problema personal o familiar, cuando necesitamos conciliar o simplemente cuando tenemos acumulación de tareas.

Empresas que piensan que sus empleados no trabajan desde casa

Y luego están las empresas que tan pronto han podido han vuelto a tener a todo el mundo en sus puestos de trabajo. En muchos casos son empresas con una cultura de presentismo muy arraigada. Donde el control sobre el empleado se ejerce levantando la cabeza para ver si está en su sitio, no tanto sobre las tareas que está realizando. Y donde se trabajan muchas horas, muchas más de las que impone la jornada de 8 horas.

En estos casos se entiende que si el jefe o responsable no está delante, el empleado no está trabajando. O está conectado, pero haciendo sus propias cosas, algo que por otro lado también ocurre en la empresa y es bastante habitual.

En estos casos la fórmula de teletrabajo no acaba de funcionar. No hay la confianza suficiente, ni en muchos casos la autonomía necesaria para que el empleado pueda llevar a cabo su trabajo sin tener en la nuca la vigilancia continua de su jefe.

Hay hoy en día muchas alternativas para medir el trabajo que realizan desde casa los trabajadores. Pero lo más cómodo para estas empresas es seguir como hasta ahora, no cambiar nada y que todo el mundo vuelva a la oficina. No importa si allí trabajan o juegan al solitario cuando el jefe se ha dado la vuelta, si hacen más vida social en la máquina de café que horas pasan en su puesto. Lo importante es que cuando levante la mirada, todo el mundo esté en su puesto. Lo de ser  productivos ya es otra cuestión.

Temas
Inicio