Compartir
Publicidad

Lo que el ejército puede aportar a una pyme

Lo que el ejército puede aportar a una pyme
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace unos meses estaba paseando por el Hyde Park y me llevé una gran sorpresa al ver a grupos de personas diseminadas por todo el parque siendo entrenadas por personas vestidas de militar. Eran personas (hombres, mujeres, gordos y flacos) que estaban siendo preparadas para la maratón de la ciudad pero me sorprendió comprobar cómo eran tratados por sus entrenadores. Gritos y mano dura, pero sin embargo esa gente había pagado para ser entrenados de esa manera. Querían llegar preparados como fuera y no quedaban muchos días.

No dudo que el resultado de dicha actividad fuera eficiente aunque las formas distan mucho de lo que se puede considerar un liderazgo moderno. Estuve meditando sobre el aspecto motivacional del ejercicio y aunque no dudo que aquellos gritos les resultaban estimulantes a los deportistas me pregunto: ¿el ejército tiene algo que aportar a una pyme del siglo XXI? He llegado a una conclusión positiva. La organización militar tiene algunos valores que podemos aprovechar.

Para este post quiero poner como ejemplo a los marines americanos que conforman uno de los más poderosos ejércitos del mundo. El área militar siempre ha aportado avances que más tarde se han aplicado al área civil, es algo que por muy pacifista que seamos tenemos que admitir. El gasto militar de ese país, por otro lado no es nada despreciable por lo que no es tanto de extrañar que sean un motor de innovación.

Tras lo que pude ver en el parque estuve curioseando y descubrí muchos cursos y masters privados que hablaban de liderazgo militar y gestión militar aplicada a las empresas. No dudo que existen cosas positivas que podemos sacar de ello, de hecho según la RAE en su tercera acepción define "ejército" así: "Colectividad numerosa organizada para la realización de un fin." ¿No es eso una empresa?

De los marines podemos obtener algunos valores sobretodo en estos momentos de "economía de guerra" pero sin olvidar las formas y métodos empresariales modernos. ¿Difícil? No lo es tanto si sabemos escoger las prácticas útiles.

  • Líder entre líderes: Toda la estructura empresarial o gran parte de ella puede ser formada y preparada para asumir el liderazgo técnico. Esto no solo hará crecer la autoestima de los empleados sino que nos crearía una estructura móvil preparada para cualquier necesidad.
  • Nunca me doy por vencido: Esto incluye a los trabajadores menos eficientes y a nuestros objetivos empresariales. Nuestras metas deben ser nuestro fin y se conseguirán con constancia, dedicación y valor.
  • Amo la bandera: Tenemos que extender los valores de la compañía entre los empleados y aumentar su sentimiento de pertenencia para que nuestras metas sean las de todos.
  • Crearé escuadrones: Los grupos de trabajo son esenciales y deben trabajar coordinados. Las piezas, por otro lado, deben ser móviles y ajustables a las necesidades.
  • Autodisciplina: Mediante incentivos podemos implantar un sistema de disciplina y compromiso con el trabajo en el que el propio empleado vea el beneficio de sus acciones.
  • Táctica y la estrategia: Una organización se mueve por objetivos y para lograrlos hay que crear una estrategia en la que mediante tácticas correctamente aplicadas lograremos mejorar nuestros procesos y superar a la competencia.
  • Crearé carreras profesionales: Parametrizar las rutas de ascenso para que todos tengan oportunidades de ascenso si cumplen los requisitos marcados. Ayuda a la motivación y es un buen aliado para la formación interna.
  • Somos un equipo: Asumir que cada uno tiene un campo de acción y ascender por méritos. Promover las actitudes de grupo y mejorar la comunicación interna.
  • Nos guía la vanguardia: Puede que con los medios actuales las cosas no se puedan hacer mejor pero quizás haya otra manera mejor de hacerlas. Buscar la mejora continua e invertir en innovación.
  • Control de gastos: El control de los procesos también debe concretarse en un estudio de los gastos y en la forma de utilizar los recursos existentes a su máximo potencial. Equipos humanos y técnicos, todos pueden y deben ser aprovechados aumentando su rentabilidad.

Es posible que haya pasado por alto algún valor pero creo que esencialmente podemos determinar que existen valores asumibles como herramientas de coaching y de dirección de equipos, quizás por eso en EEUU se valoran tanto a los ex-militares y muchos de ellos terminan gestionando empresas y equipos.

En el Blog Salmón | A las armas para capear la crisis En Pymes y Autónomos | Liderazgo y las fuentes de autoridad, Buscando al nº1 Imagen | Germán R. Udiz

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio