Compartir
Publicidad

El controller, la mano derecha del jefe

El controller, la mano derecha del jefe
Guardar
2 Comentarios
Publicidad

¿Alguien puede imaginar la película de El Padrino sin Robert Duvall en el papel de Tom Hagen, el consiglieri de Don Vito? Si el cine ya nos presentó hace años a esta pieza clave en el engranaje de las familias mafiosas, cada vez son más las empresas que incorporan un controller, un hombre de confianza, a su organigrama. El controller o profesional que le toma el pulso a la actividad empresarial es, por lo general, un licenciado en Económicas o ADE con varios años de experiencia en auditoría, entidades bancarias o departamentos financieros.

Sus herramientas de trabajo básicas son la contabilidad y la informática y tienen gran capacidad analítica para interpretar los datos, anticipar situaciones y sacar conclusiones todo ello acompañado de un profundo conocimiento de la empresa y su sector. Pero para llegar hasta el núcleo de los problemas no bastan los conocimientos técnicos sino que también son necesarias las habilidades sociales. En este sentido y como se trata de un puesto asesor, dos cualidades se revelan como fundamentales: por un lado, el trabajo en equipo y por otro, la capacidad de comunicación. La primera es necesaria para llegar hasta el fondo de las cuestiones en interacción con otros miembros de la empresa y la segunda resulta imprescindible para convencer sobre la fiabilidad de sus argumentos.

Por último, es importantísimo que se trate de una persona de confianza, leal a carta cabal e identificada con la empresa. Otras cualidad son más evidentes: ordenado, metódico, capacidad de integración, sintético, etc. Pero esta figura que nació como un asesor experto en gestión empresarial crece día a día y cada vez más se le exige posicionarse en aspectos claves hasta el punto de que, en muchos casos, es quien manda en la empresa. Mientras se lo permita Don Vito...

Imagen | avallecasproducciones

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio