Compartir
Publicidad

Cómo sobrevivir a un jefe más joven que llega a la empresa

Cómo sobrevivir a un jefe más joven que llega a la empresa
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Estamos acostumbrados a que el jefe sea una persona con experiencia en la empresa. Esto lleva a estos puestos de responsabilidad a personas veteranas. Pero a veces se produce un cambio o simplemente en empresas de nueva creación es posible que el jefe sea una persona mucho más joven que algunos de sus empleados.

Y a partir de aquí puede que los códigos que se han manejado tradicionalmente para cumplir con nuestro trabajo no sean los mismos. Además en muchos casos existe un componente de falta de confianza en una persona más joven, que llega muchas veces con ideas nuevas y quiere cambios.

Las cosas van a cambiar

A partir de aquí es normal que cambien algunas cosas. Que el presentismo no sea ya la forma de medir el rendimiento de un trabajador, sino que se implante un trabajo orientado a objetivos o resultados concretos. A partir de aquí pasar más horas calentando la silla no tiene ningún valor.

Lo mismo ocurre con la forma de trabajar en equipo, algo que se suele potenciar de forma más frecuente por los "jefes millenials" en muchos casos apoyados por las nuevas tecnologías, pero también por una concepción del espacio de trabajo más abiertos.

La movilidad y el teletrabajo pueden cobrar un nuevo protagonismo. La innovación en la empresa pasa a un primer plano y se suele dejar más capacidad de decisión a los empleados. A partir de aquí se busca liderar a un equipo más que enclaustrase en un despacho para dirigir una empresa.

No todos los jefes o CEOs jóvenes de empresa tienen por qué tener estos valores. Todos ellos no tienen que ver con la edad, pero lo que si está claro es que tienen otra cultura de trabajo diferente. En mi experiencia he tenido jefes veteranos apasionados por la implantación de nuevas tecnologías para mejorar la forma de trabajar en la empresa y otros muy jóvenes que apenas sabían encender un ordenador.

Jefe joven con viejas recetas

En todo caso lo que no se puede hacer es faltar al respeto, pensar que no tienen experiencia y que aquí las cosas se han hecho siempre de otra manera. La resistencia al cambio no es una buena idea en este caso.

El problema puede surgir cuando las nuevas ideas de los jefes jóvenes se aplican de una forma incorrecta. Está bien implantar el teletrabajo o la movilidad, pero esto no significa que los empleados tengan que estar 24 horas al día disponibles o si trabajan en su casa luego no tengan una compensación en horas libres.

Está bien trabajar por objetivos, pero si se acaba el trabajo a tiempo, no se puede enfadar si cuando busca a estos empleados después de la hora de salida no están ya en su puesto de trabajo. Y tampoco pueden estar pendiente de correos de empresa o mensajes de WhatsApp que llegan fuera de horas.

En Pymes y Autónomos | El Top-5 de nuestras empresas tiene a los jefes más maduros del mundo

Imagen | Geralt

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio