Compartir
Publicidad

Cómo ser productivos trabajando en casa si tienes niños pequeños

Cómo ser productivos trabajando en casa  si tienes niños pequeños
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad
Excepto si tienes hijos corriendo por casa

Siempre que hablamos de ser productivos trabajando en casa lo abordamos desde una perspectiva profesional, de organización, capacidad de concentración, búsqueda de nuestro espacio de trabajo o cómo evitar las interrupciones. Pero a menudo todo esto lo tenemos que conciliar con nuestra vida personal o familiar, por eso vamos a intentar explicar cómo ser productivos trabajando en casa si tienes niños pequeños.

Todo lo que voy a explicar está basado en una experiencia personal, cosas que me han funcionado y han conseguido que no acabe por desesperarme cuando algo no ha salido tal y como esperaba. Dos son las cosas en las que yo haría hincapié, por un lado tienes que ser flexible en tu planificación y por otra procura anticipar trabajo siempre que puedas.

El principal inconveniente que tenemos de trabajar en casa con niños son las interrupciones. Los hijos no son como el smartphone, no los podemos poner en silencio. Cuando reclaman nuestra atención más vale que procuremos atenderlos, ya que por lo general no suele ir a mejor y al final puede acabar en llantos, rabietas, etc. donde tardaremos más en calmarlos de lo que hubiéramos hecho en un principio, sobre todo cuando son bebés, cuando son mayores nos podemos permitir el lujo de razonar con ellos y convencerlos.

Ventajas de trabajar en casa si tienes hijos pequeños

Niños contentos delante de un portátil. Ventajas de trabajar en casa con niños

Pero antes que comentar los inconvenientes, también quiero hablar de las ventajas de trabajar en casa si tienes hijos. Empezando por los horarios que nos marcan, por lo general ligados a guarderías o escuelas, que nos obligan a vestirlos y vestirnos, salir de casa, etc. Es algo que no se valora, pero que evita muchas veces que acabes trabajando todo el día en pijama, sin salir de casa y sin horarios claros.

Además te ayuda a aprovechar mucho más el tiempo. Si se han ido a la escuela, cuando vuelves a casa más vale que aproveches el tiempo, porque sabes tras finalizar el colegio, poco vas a poder aprovechar de lo que queda de día. La procrastinación es algo que simplemente no te puedes permitir. Aprendes, a veces por las malas, a aprovechar hasta el último minuto para ser productivo en este horario.

También entiendes que tienes que ser flexible con los horarios. Si una noche se han despertado y te han despertado por cualquier circunstancia, una vez que hemos conseguido que se vuelvan a dormir, lo más probable es que acabes trabajando delante de tu ordenador. La inteligencia emocional es un arma poderosa que tienes que aprovechar. De nada servirá irse a dormir y acabar dando vueltas en la cama sin poder hacerlo y de mal humor, porque sabes que mañana estarás cansado. Aprovecha el silencio de la noche y avanza trabajo.

Cómo afrontar tu planificación de trabajo si tienes niños que reclaman tu atención

Asume que tu planificación de trabajo está hecha para no cumplirse

La flexibilidad en el trabajo es fundamental cuando trabajas en casa con niños. Siempre van a surgir inconvenientes, imprevistos, enfermedades, compromisos sociales de los niños que hacen que tu tiempo de trabajo se vea reducido. Tienes que saber adaptarte a las circunstancias y ser capaz de encontrar el mejor momento para hacer cada tarea. Asume que no tienes horarios definidos, tienes que ser capaz de trabajar lo mismo después de cenar que levantarte, de puntillas y conteniendo la respiración para que no se despierten, cuando no están puestas las farolas de las calles para aprovechar antes de que se despierten.

Esto no significa que no podamos trabajar mientras tenemos a los niños en casa, pero tenemos que tomárnoslo como un tiempo extra no como una obligación. Podemos sacar tiempo de trabajo si estamos con los niños en casa. Yo he aprendido que mi tiempo de trabajo de concentración máxima, mi Pomodoro es el "Cantajuegos", capítulo de dibujos animados, juego con el que es capaz de estar entretenido durante media hora cuarenta minutos. Este es el tiempo que tengo disponible para acabar algo, después se acabó.

Así que más te vale trabajar concentrado y entrar rápidamente en el estado de flujo de máxima productividad. Tienes que maximizar este periodo de tiempo en el que tu hijo está entretenido. Esto hace que muchas veces puedas trabajar mientras están haciendo una actividad extrescolar, sin ningún problema. Aprendes a concentrarte y trabajar en cualquier lugar sin mayores inconvenientes.

Por último, una cuestión que me ha funcionado muy bien es dividir las tareas entre tareas productivas y las que no lo son. Responder un correo electrónico lo podemos hacer en cualquier momento, la organización del trabajo para el día siguiente, redes sociales profesionales, etc. son tareas que podemos hacer aunque nos interrumpan constantemente. Aquí depende de cuál es nuestra actividad, pero no todo lo que hacemos requiere el máximo de concentración.

Todo esto nos servirá tanto si trabajamos en casa de forma habitual, como para aquellos días o tardes en los que nos quedamos en casa y no tenemos que ir a la oficina. En este segundo caso, más nos vale que tengamos una buena dinámica pronto o de lo contrario acabaremos trabajando muchas más horas que si hubiéramos ido a trabajar a la empresa.

Piensa para que trabajas y no sufras a tus hijos, disfrútalos

No es nada fácil mantener la concentración, ser productivos con los peques dando vueltas por la casa. A esto le tenemos que sumar todos los inconvenientes que ya tiene el teletrabajo para cualquier profesional, tenga o no tenga hijos. Por eso es importante tener en mente siempre las ventajas que nos aporta trabajar desde casa.

No tenemos que sufrir a nuestros hijos, sino disfrutarlos. Debemos pensar en las ventajas que tiene para nosotros poder pasar tiempo con ellos, todo lo que nos perdemos cuando estamos trabajando fuera de casa y no podemos pedir permiso para ir a verlos en la fiesta de carnaval, la función del colegio, etc. Todo esto hace, que por lo menos para mi, trabajar desde casa compense con mucho todos los inconvenientes.

En Pymes y Autónomos | El síndrome del niño con escayola o cómo trabajar en casa en verano

Imágenes | Roland Tanglao | StartupStockPhotos

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio