Compartir
Publicidad

Buen trabajo, las dos palabras más difíciles de pronunciar por tu jefe

Buen trabajo, las dos palabras más difíciles de pronunciar por tu jefe
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Podemos leer mil frases motivadoras respecto al trabajador y su rendimiento en la empresa. Pero si trasladamos esa nueva forma de dirigir una organización a la realidad, comprobaremos que son menos los jefes que dedican unas palabras de reconocimiento al empleado.

Mi padre cotizó 40 años, y siempre recordaba a los jefes con los que podía hablar de igual a igual y a los que le reconocían su labor. Él era encofrador, con esto quiero decir que en cualquier sector se puede ser un gerente que sepa inspirar a sus empleados.

Frases que motivan de una manera realista

Seamos francos, no trabajamos para una multinacional y en nuestra pequeña empresa no hay espacio para colocar billares o máquinas para que los empleados se entretengan. Esto es España y no todo funciona ni es necesario copiar esas estrategias de motivación empresarial.

Además del salario y del salario emocional, existe otro aliciente para levantarse por las mañanas, sentir que te valoran sinceramente. Y aunque pueda parecer raro, hay jefes que practican la empatía y agradecen el esfuerzo de sus trabajadores. Todo depende de su pasado laboral y de su inteligencia empresarial.

Las frases motivadoras cuando el sueldo no acompaña y el ambiente tampoco se perderán como lágrimas en la lluvia

Cuando a un superior le supone un gran esfuerzo decir este tipo de cosas, no sólo hará sentir mal al trabajador, tampoco estará apostando por demostrar que aprecia sus esfuerzos. Veamos un par:

  • ¡Buen trabajo! Con la que titulamos el artículo. De acuerdo, algunas personas no necesitan una palmada en la espalda, eso no paga las facturas, pero si partimos de la base en la que tu sueldo es digno, ¿agradecerás que valore tu esfuerzo por sacar adelante un proyecto?

  • Tienes razón. ¿Una fantasía? ¿Te parece imposible que esas dos palabras salgan de boca de tu jefe? Pues aunque parezca ciencia ficción, los hay que sí lo dicen. Por una razón sencilla, son personas a las que les gusta aprender y aceptan que se han equivocado. No tienen complejo de Leonardo Da Vinci.

Thank You.

Es de bien nacido ser agradecido... y tu jefe lo sabe

La palabra más poderosa del diccionario es 'gracias'. Cuando somos pequeños nos insisten mucho en que la digamos a cada momento. Seamos agradecidos con quien es amable, con quien te ayuda, te da un presente. Es una de las primera normas de cortesía que todos interiorizamos, pero que con los años, olvidamos.

Pero al igual que todos reconocemos una sonrisa falsa, también nos sucede con un agradecimiento que no es sincero. Poco cuesta dar las gracias por sacar adelante el trabajo, aunque sea tu obligación y a tu superior menos. Agradecer tu tiempo, tu esfuerzo y haber dado lo mejor de ti es sencillo: GRACIAS.

Empoderamiento, clave para mejorar el clima laboral

Empoderar significa desarrollar en una persona la confianza y la seguridad en sí misma, en sus capacidades, en su potencial y en la importancia de sus acciones y decisiones para afectar su vida positivamente. ¿Y qué debería buscar un buen gerente? A personas que se sientan seguras e involucradas en la empresa.

Para saber delegar hay que saber valorar el talento del equipo

"Confío en ti", no sólo son tres palabras, es el pasaporte hacia una relación fructífera entre empleado y jefe. Si se es capaz de delegar y valorar el trabajo de otro, se establecerán unos pilares básicos para que el vínculo sea firme y sólido en el tiempo.

Quizás suene a quimera, pero por fortuna cada vez son más los jefes que desde sus pequeñas empresas, construyen relaciones válidas con sus trabajadores, por una razón sencilla: es bueno para todos. Egos fuera.

En Pymes y Autónomos|Tu jefe te trata mal

Imagen|Klimkin |Geralt

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio