Compartir
Publicidad

A vueltas con los presupuestos de formación, ¿son excesivos 1.000 millones para parados?

A vueltas con los presupuestos de formación, ¿son excesivos 1.000 millones para parados?
Guardar
1 Comentarios
Publicidad

Los presupuestos que se destinan a la formación de trabajadores siempre han generado polémicas. Tanto por la cantidad, como por su gestión o el tipo de cursos a los que se destinan. Ayer Joan Rosell, el presidente de la CEOE manifestó que 1.000 millones para la formación de parados le parecían excesivos.

Lo cierto es que teniendo en cuenta que los trabajadores que actualmente están en desempleo se incorporarán a las empresas con una mejor formación parece que está echando piedras sobre su propio tejado. Pero lo cierto es que lo que plantean es dejar de invertir en un empleado futuro que se pueda incorporar desde el INEM y hacerlo en la plantilla actual de la empresa.

Pero hay que tener en cuenta que muchos de los que actualmente no encuentran trabajo se debe precisamente a una falta de formación, a necesidades de reciclaje, etc. De otra forma si no salen de las listas del paro simplemente se va a generar una bolsa de desempleados crónica que prácticamente tendrán imposible acceder al mercado de trabajo.

En lo que si estoy bastante de acuerdo es en las necesidades de reformar cómo las empresas tienen que acceder y estructurar su formación. Especialmente las más pequeñas que son las que más necesitan reciclar a sus empleados y mejorar sus capacidades para lograr ser más competitivas.

En los años de bonanza los cursos formativos proliferaban, pero el sistema distaba mucho de ser perfecto. Hoy en día el grifo se ha cortado, pero el sistema formativo dista mucho de ser el más adecuado. En todo caso que el sistema quede en manos de sindicatos y empresas no sería por la experiencia que tenemos el modelo ideal.

Lo ideal es evaluar las necesidades de formación de empresas de cada sector y a partir de aquí proponer y programar cursos con un objetivo muy concreto. Después dar a conocer dicha formación a empresas y trabajadores y por último, que la formación sea una inversión tanto de empleados como de organizaciones, y no se tenga que realizar al final de la jornada de trabajo.

En Pymes y Autónomos | Inversión en la formación de empleados y el riesgo de que se marchen al completarla

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos