Compartir
Publicidad

La formación, la mejor arma para competir

La formación, la mejor arma para competir
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

¿Tener presencia en la red es imprescindible? No. De hecho, algunos negocios no deberían dejarse ver por Internet. Sobre todo si piensan todavía que este espacio se asemeja a un escaparate estático.

Las personas que son conscientes de que su empresa puede mejorar en cuanto a visibilidad y ventas, son las que deciden un día apostar por la formación. Aplicar cursos y recursos que optimicen su presencia en la red.

Algunas profesiones de las que consideramos tradicionales, han sido las primeras en encontrar las ventajas que aporta el conocimiento de un buen marketing online. Pero para ello se necesitan dos cosas:

Constancia

La diferencia entre quien llega a la meta y quien se queda a mitad del camino no es la suerte, sino otro factor con menos glamour, el de no conformarse. Si uno es un buen profesional pero ve que la competencia es feroz, puede optar por cerrar el negocio o apostar por adquirir conocimientos para brillar.

Ser consciente de que los clientes están en Internet es el primer paso. El segundo es aprender a manejar las herramientas para forjar una marca personal sólida que los atraiga a nosotros por nuestra solvencia.

Pero eso no se consigue de la noche a la mañana. La marca personal no es algo abstracto. Se trata de que siendo fotógrafos, pasteleros, dibujantes..., se llegue a una apuesta personal: la de tratar de aprender de los mejores, no de los vendedores de humo, sino de los que al pasar los años se mantienen frente a cursos de marketing online.

Estar al tanto de ese master que nos va ayudar a crecer profesionalmente, es fundamental. Nos ahorrará tiempo a la hora de ir formándonos a base de cursos que no nos aportan todo lo que necesitamos. La relación calidad/precio debe ser el objetivo.

Ilusión

Y tras forjar una base con conocimientos prácticos,vendrá el construir nuestra marca personal a base de generar contenido profesional al servicio de clientes o aficionados en nuestro sector.

Ser consciente de que las normas del juego han cambiado es el primer paso para aceptar que la formación debe formar parte de nuestro día a día. No como una losa, sino como un incentivo para que nuestra cuenta de resultados mejore y crecer como profesionales.

En Pymes y Autónomos|Cómo contabilizar los gastos de formación bonificada,Razones por las que nunca debemos dejar de aprender y estudiar por nuestros negocios

Imagen| Andrés Nieto Porras

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio