Compartir
Publicidad

A la mujer le perjudica la discriminación legal positiva en los embarazos

Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad


He leido en poco tiempo dos posts bastante ilustrativos sobre la figura de la mujer en la empresa. El primero, Onésimo que evalúa una reducción de costes de personal del 37% al contratar a una mujer. El segundo, Borja Prieto donde coloca el dedo en la llaga a raiz de la campaña madrileña ¿vas a quedarte embarazo?

En ambos casos, se ponen de manifiesto un par de verdades incómodas y políticamente incorrectas:

  • A igualdad de condiciones, se suele escoger antes a un hombre frente a una mujer, por la extorsión que crea una sustitución de cuatro meses e incluso los costes asociados.
  • ¿Existe discriminación salarial por este motivo? No estoy tan de acuerdo, dado que una mujer que tenga hijos interrumpe su vida laboral, reduce jornada o realiza actividades que truncan su carrera.

Sobre este tema de la falsa discriminación, tenemos un estudio de Thomas Sowell (vídeo que acompaña al post) bastante completo con unos resultados sorprendentes. Este estudio concluye que las mujeres que se dedican en cuerpo y alma a su trabajo cobran más que los hombres. Estas mujeres tienen son solteras, sin hijos y con una edad de unos 40 años.

El caso es que Borja, apunta bien como dice en la libertad de elección del empresario, las dificultades económicas en la pyme y la tendencia machista del hombre al ser una muestra residual aquellos que ejercitan sus derechos en las bajas por maternidad y paternidad. El problema origen lo tenemos en una legislación que realiza discriminación positiva en aras de una mayor conciliación.

Discriminación positiva, porque no reparte equitativamente las cargas familiares con las laborales. ¿Sería posible establecer mecanismos al 50% entre el reparto de las bajas en las parejas? Imaginemos, si una mujer solicita una baja maternal, se debería repartir automáticamente con su pareja, de tal forma que caa uno disfrutase de 8 semanas.

Alguien puede colocar también encima de la mesa el tema de la lactancia o reducción de jornada. Pues tenemos el mismo caso. Si una pareja necesita una reducción de jornada, la necesitan las dos y no sólo la mujer, dado que ambos pueden y tienen el deber moral de cuidar a su hijo y hoy en día no es necesaria la presencia física de la madre para amamantar, por ejemplo.

Si por norma legal se trasladara el 50% de la baja al otro miembro de la pareja, la pregunta de la campaña publicitaria dejaría de tener sentido desde luego y entonces si se lograría eliminar de la ecuación de contratacíón el factor sexo como elemento determinante de nuestra elección.

Vídeo | Youtube
En Pymes y Autónomos | ¿Se puede despedir a una mujer embarazada?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio