Compartir
Publicidad

La contabilización del canon de entrada a una franquicia

La contabilización del canon de entrada a una franquicia
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La búsqueda de negocios rentables es algo que cada día hacen miles de autónomos, Pymes y particulares que buscan una gallina de huevos de oro que permita obtener una rentabilidad suficiente para mantener una empresa o por lo menos el propio puesto de trabajo.

En España el sector de la franquicia empleo a 212.000 personas en 2013, movió más de 19.100 millones de euros, experimentando un crecimiento de un 5,3%, y supuso un 9,1% del volumen de ventas de todo el comercio minorista de nuestro país, según el estudio “La Franquicia en Cifras 2014”.

Algo habitual cuando se constituye una empresa que se adhiere a una red de franquicias es pagar un canon de entrada, pero en una vez pagado nos puede surgir la duda de como registrar el apunte contable correspondiente.

Definición de franquicia

La Resolución de 28 de mayo de 2013, del Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas, por la que se dictan normas de registro, valoración e información a incluir en la memoria del inmovilizado intangible, regula en el punto 7 de su noma sexta los contratos de franquicia en los siguientes términos:

“La actividad comercial en régimen de «Franquicia», es aquella que se realiza en virtud del contrato por el cual una empresa, el franquiciador, cede a otra, el franquiciado, en un mercado determinado, a cambio de una contraprestación financiera directa, indirecta o ambas, el derecho a la explotación de una franquicia, sobre un negocio o actividad mercantil que el primero venga desarrollando anteriormente con suficiente experiencia y éxito, para comercializar determinados tipos de productos o servicios y que comprende, por lo menos:

a) El uso de una denominación o rótulo común u otros derechos de propiedad intelectual o industrial y una presentación uniforme de los locales o medios de transporte objeto del contrato.

b) La comunicación por el franquiciador al franquiciado de unos conocimientos técnicos o un saber hacer, que deberá ser propio, sustancial y singular.

c) La prestación continúa por el franquiciador al franquiciado de una asistencia comercial, técnica o ambas durante la vigencia del acuerdo; todo ello sin perjuicio de las facultades de supervisión que puedan establecerse contractualmente.

¿Cómo contabilizar el canon de una franquicia?

El importe satisfecho en contraprestación del canon de asociación a una franquicia se contabilizará como un inmovilizado intangible. Si los términos del acuerdo obligan a la empresa a realizar pagos anuales al franquiciador a lo largo de la vida del contrato, el valor actual de los citados compromisos no se incluirá en el precio de adquisición del activo salvo que a la vista de los términos del acuerdo exista un arrendamiento financiero implícito de un inmovilizado material, en cuyo caso la operación deberá contabilizarse de acuerdo con la norma de registro y valoración del Plan General de Contabilidad sobre arrendamientos y operaciones de naturaleza similar.

Este derecho deberá amortizarse de forma sistemática durante el periodo en que contribuya a la obtención de ingresos, no pudiendo exceder el plazo de duración del contrato de franquicia, teniendo en cuenta, en su caso, las posibles prórrogas que se pudiesen acordar.

Si a lo largo de la vida del contrato existiesen dudas sobre la recuperación del activo, circunstancia que deberá quedar claramente especificada en la memoria de las cuentas anuales, se deberá registrar la oportuna corrección valorativa por deterioro.

La calificación contable del importe satisfecho por la empresa franquiciada en concepto de canon de entrada, vendrá pues condicionada por su proyección económica futura. Es decir, por su contribución a la obtención de ingresos futuros y su recuperación, desde una perspectiva económica racional, a lo largo de un determinado periodo de tiempo. Si estas circunstancias concurren, deberá calificarse como un activo y, en particular, como un inmovilizado intangible que con posterioridad a su reconocimiento inicial será objeto de amortización y, en su caso, corrección valorativa por deterioro.

Imagen | Daniel X. O'Neil

En Pymes y Autónomos | De los derechos y deberes fundamentales a no ser discriminados fiscalmente por el lugar de residencia

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio