Publicidad

Inspección de Hacienda en mi oficina: con Google no hay problema

Inspección de Hacienda en mi oficina: con Google no hay problema
7 comentarios

Publicidad

Publicidad


Cuando Hacienda llama a la puerta vía inspección, no suele ser usual que dicha inspección se practique en nuestras dependencias. Normalmente un notificador de la AEAT se persona en nuestro domicilio fiscal y nos entrega un requerimiento para que comparezcamos el día y hora señalados y aportemos la documentación que se nos solicite.

Pero también puede ocurrir que la inspección se lleve a cabo en nuestras propias dependencias y que el inspector o equipo que se deje caer en nuestras oficinas nos revise hasta los rollos de papel higiénico. ¿Qué hay que hacer en esos casos?

En primer lugar, si la inspección se va a llevar a cabo insitu y sin previo aviso, la unidad de inspección debe contar con una orden firmada por el órgano competente de inspección, si necesidad que sea un Juez quién autorice dicho extremo. Pero si dicha orden no existe, no tenemos porqué permitir la inspección.

Además, en dicha orden debe constar expresamente qué se va a consultar y de qué medios físicos existentes en la empresa se van a disponer. Por ejemplo, si en dicha orden no se especifica la comprobación de datos de mis equipos informáticos, los ordenadores no se tocan.

Antes, la propia inspección informaba de este extremo pero ahora, basta con el consentimiento expreso del contribuyente para que dicha información quede aportada a la inspección tributaria.

Por otra parte, todos los exámenes que se hagan de documentación, registros o equipos informáticos serán realizados delante del contribuyente y en sus dependencias, salvo que se autorice a la retirada del material a las oficinas de Hacienda.

Obviamente, si no quiero que información sensible sea suceptible de control por parte de ningún organismo, dicha información no debe existir, aunque también tenemos una opción puente como puede ser el archivo de documentación y registros informáticos en la nube.

Este extremo no está aún contemplado por la LGT ni los sucesivos reglamentos y el crackeo de una contraseña de un alojamiento web no es tan sencillo como parece. Además jugamos con la baza de la privacidad y desvinculación directa de la titularidad de los alojamientos.

Con lo cual, aquí tenemos un motivo de bastante peso para volcarnos por un buen alojamiento web de ficheros informáticos de carácter sensible frente a terceros. Incluso una cuenta Google sirve para evitar tener molestos papeles en la oficina y tiene una privacidad un poco más difícil de romper.

Vía | El Mundo
Más Información | Tecnología Pyme
Imagen | Selena Marie
En Pymes y Autónomos | Twin Docs gestiona tus documentos oficiales

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir