Publicidad

Por favor, ni un crédito público más para las empresas (pymes incluidas)

6 comentarios

Publicidad

Publicidad

Si repasamos los últimos posts de Pymes y Autónomos, en los mismos nos hacemos eco de una de las principales inquietudes de los empresarios de este país, la sequía crediticia: un ejemplo, dos, tres...y ante esto hay muchos que piden, que exigen que el Estado financie a las empresas o que obligue a los bancos a hacerlo. Bueno, pues desde aquí, Don Raro, pide justo lo contrario, nada de crédito público para las empresas, y por supuesto tampoco para las pymes.

¿Os acordáis de la linea ICO Directo para pymes?, ¿aquella que las operaciones se evaluaban directamente por ICO y que BBVA y Santander sólamente formalizaban? Si, ésa en la que Remo nos hablaba de un gran fracaso al no llegar a los 500 millones. Pues bien, tres años después, tiene una morosidad de entre un 30% y un 40%. ¿Sabéis lo que significa eso en términos financieros? Una auténtica salvajada.

Podéis leerlo aquí en El Confidencial, si bien ya explique mis temores en un artículo de este blog, Linea ICO: razones por las que no funcionan. Lamentablemente, en esta, como en otras iniciativas (próximamente veremos la hecatombe de muchas SGRs) se ha tirado a la basura mucho dinero público (en este caso más de 120 millones a la basura)

Si hemos llegado a esta situación no ha sido por una falta de crédito. Ha sido justamente por lo contrario. Os dejo con una reflexión de aquel post:

El problema de la empresa española es que esta sumamente infracapitalizada, que la aportación de fondos propios suele ser ridícula para el negocio y riesgos que asumen, lo que para empezar es ilegal y para terminar es un suicidio programado. ¿Cómo se ha ido salvando eso? Pues con un exceso de financiación por terceros (proveedores en unos pocos casos), pero sobre todo a través de la financiación bancaria (muchas veces incluso con pólizas de crédito, lo cuál es una salvajada cuando las necesidades de capital son a largo plazo). La verdad es que me echo a temblar cuando alguien dice que espera que el banco X sea el socio financiero de su empresa, refiriéndose a un banco que le presta dinero. Eso no es un socio. Un socio asume perdidas, ciertamente, pero pide rentabilidades mucho más elevadas que las de los préstamos, tiene derechos políticos a la hora de decidir sobre la marcha de la empresa y exige una información permanente y minuciosa del negocio. Me temo que en ocasiones los emprendedores pretenden tener socios a precio de bancos, y eso no es posible.

Por favor, ni un euro publico más para las empresa, ni grandes, ni medianas, ni pequeñas. Ni tampoco para los autónomos. Simplemente que dejen de meter la mano en el bolsillo de los mismos. No son necesarias ¿ayudas? (¿a costa de quién?), basta con no molestar.

En Pymes y Autónomos | La financiación es otro problema...NO EL PROBLEMA, Comisarios financieros para pymes extremeñas, El facilitador financiero: crónica de una muerte anunciada

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir