Planes de pensiones de empresas, todo lo que necesitas saber para aprovecharlos y pagar menos en la RENTA

Planes de pensiones de empresas, todo lo que necesitas saber para aprovecharlos y pagar menos en la RENTA
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Uno de los cambios fiscales más importante de los últimos tiempos tienen que ver con la desgravación de los planes de pensiones. Tradicionalmente ha sido una de las herramientas más utilizadas para reducir el gravamen de la base imponible, pero no han sido las herramientas de ahorro más rentables precisamente. El Gobierno quiere que el ahorro para la jubilación venga de la mano de las compañías y para eso pone en marcha los planes de pensiones de empresa. Vamos a ver todo lo que necesitas saber para aprovecharlos y pagar menos en la RENTA.

El Congreso ha aprobado recientemente y enviado al Senado el proyecto de ley de impulso a los planes de pensiones de empleo, que es como se llaman lo que comúnmente se conocen como planes de pensiones de empresa. La filosofía es que una parte del salario con el que se paga a los trabajadores vaya a estos planes de ahorro para la jubilación del futuro.

Planes de pensiones de empresa, ventajas fiscales para empresas y trabajadores

La realidad es que para hacer que sean más atractivos, se presentan como un importante instrumento de ahorro fiscal para empresas, pero también para los empleados. Las empresas van a poder añadir como gasto deducible en la base imponible del Impuesto de Sociedades las cantidades aportadas a los planes de pensiones de empresa de cada trabajador.

¿Cuál es el límite de dichas deducciones? Serán un 10% de las aportaciones que hagan a favor de sus trabajadores con retribuciones inferiores a 27.000 euros brutos, aunque se podría introducir alguna enmienda en el Senado para mejorar dichos límites.

A esto hay que sumarlo que las contribuciones empresariales al plan de pensiones no cotizarán la Seguridad Social, con un límite de 115 euros al mes por trabajador, que serían 1.380 euros al año. Para las empresas supone un ahorro de casi 400 euros por trabajador. Y una fórmula para mejorar la retribución a través de esta fórmula.

¿Son compatibles los planes de pensiones de empleo y lo individuales?

Los planes de pensiones individuales no van a desaparecer. Cualquiera puede acudir a su oficina y abrirse uno. Lo que si cambian son los límites de las aportaciones que podemos realizar con derecho a deducción, con un máximo de 1.500 euros.

¿Qué ocurre si cambiamos de empresa? Es una de las dudas más habituales que están surgiendo. No estamos ya en un escenario donde un empleado entra a trabajar a una compañía y se jubila en la misma. Los derechos consolidados son parte de su patrimonio como trabajador y  conserva todos sus derechos sobre ellos.

Por eso si el empleado renuncia a su puesto o es despedido, el plan de pensiones de empleo y las aportaciones realizadas se pueden traspasar, ya sea a un plan de pensiones individual, a otro plan de pensiones de empleo. Este cambio no tiene ningún impacto fiscal, ya que no supone un rescate del mismo.

Los autónomos discriminados por los planes de pensiones de empleo

El problema con los autónomos es el de siempre. Para unas cosas se les trata como empresa y para otras como trabajadores. En función de lo que convenga más a la administración de turno. Y en este caso se les trata como trabajadores y tendrán un 50% menos de incentivos fiscales que tienen los autónomos respecto a los asalariados.

La cantidad de dichas desgravaciones está fijada en  4.250 euros por aportaciones a los planes de pensiones de empleo por parte de los autónomos. Si lo comparamos con el límite de 10.000 que tienen los trabajadores por cuenta propia, 1.500 que pueden aportar ellos y 8.500 la empresa, la diferencia es notable.

Además creo que es una discriminación totalmente innecesaria, ya que no serán muchos los autónomos que puedan aportar, menos todavía los que quieran, aportar 10.000 euros a sus planes de pensiones al año.

No todo el mundo tiene capacidad de ahorro

La mayor duda que surge con estos planes es su impacto. Lo que se quiere lograr es una cobertura muy amplia, hasta el 80% de los trabajadores con algún tipo de plan de este tipo que complementen la pensión pública.

¿El problema? No todos los empleados van a tener capacidad de ahorro. Y sobre todo porque abre la puerta a una bajada o una pérdida de poder adquisitivo de las pensiones públicas, ya que se ha "obligado" a este ahorro a una parte de los trabajadores.

Temas
Inicio