Compartir
Publicidad
Publicidad

¿Financiar a los clientes gratis? No, gracias

¿Financiar a los clientes gratis? No, gracias
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En mi empresa ya nos hartamos hace unos meses de la tolerancia en la financiación excesiva a clientes. Desde hace unos meses, nos vimos obligados a reducir los plazos máximos de financiación a clientes por imperativo del seguro de caución.

Cuando llevamos a cabo esta reducción, el plazo máximo, en función de los clientes se quedó fijado entre 60 a 120 días en función de la clasificación obtenida por cada cliente. A la par, decidimos financiar gratis sólo 30 días, y casi todos nuestros clientes lo han aceptado sin reparos. ¿Cómo lo hacemos? Simple, especificamos bien en las hojas de pedido, presupuestos y mejor aún en los contratos el plazo que financiamos gratis, y que gastos financieros repercutimos en el caso de financiaciones más largas, siempre con el límite de 120 días y supeditado a la obtención de buenos informes comerciales o la cobertura por parte de la compañía de seguros.

Cuando un cliente quiere financiar por encima de 45 días, evaluamos la forma de pago, normalmente efecto aceptado, como letra o pagaré, y se le realiza una factura adicional de gastos financieros. A estos efectos aceptados le incluimos siempre: * Pagarés: Comisión de descuento, timbres (equivalente a AJD) y un interés que nunca baja del 8% anual. ¿Es caro? Si, pero ahí nosotros tambien tenemos cierto margen. * Letras de cambio: Las mismas que las anteriores salvo que eliminamos el timbre si la letra la ha comprado nuestro cliente. Muy pocas por cierto. * Recibos no aceptados o emitidos a descuento en soporte magnético. Les aplicamos un interés que nunca baja del 8%, sin cobrar comisiones ni timbres.

Esta factura adicional no lleva IVA y se incluye como importe adicional a la venta. Como el objetivo es soportar los gastos financieros, esta factura se cobra en el momento de la emisión, siempre y cuando este sistema no nos cree muchos dolores de cabeza con los clientes.

Por otra parte, decidimos minimizar la emisión de facturas físicas en papel. Aquellos clientes que quieren recibir su factura en su domicilio, les implementamos dos euros por los gastos de gestión en las facturas, en donde se la hacemos llegar por correo.

Estas medidas que pusimos en práctica en el año anterior, han conseguido reducir nuestros gastos financieros en más de un 60%. Creo que son muy razonables y aplicables a todas las empresas. ¿Las pondríais vosotros en práctica?

Imagen | cobalt En Pymes y Autónomos | Herramientas para financiar nuestra facturación

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos