La subida del SMI más cerca para finales de 2021

La subida del SMI más cerca para finales de 2021
Sin comentarios

En la comparecencia de la Ministra de Economía tras el Consejo de Ministros de hoy, Nadia Calviño se ha mostrado abierta a la subida del SMI para finales de 2021 siempre que la tendencia en el empleo se mantenga favorable. La medida de estudiaría en septiembre y dependerá en gran medida de como evolucione paro y trabajadores en ERTE.

Esto supone un cambio en el criterio seguido hasta ahora, o al menos una matización. Se sigue manteniendo el empleo como ancla a la hora de tocar el SMI. Porque una subida de dicho índice impacta de forma importante en sectores como comercio, hostelería o trabajadores agrícolas y empleados del hogar, que en muchos casos han sido duramente golpeados por la crisis y las restricciones.

Empleo y ERTES son claves

¿Qué implica la subida del SMI? Sobre todo un coste laboral más elevado. En todo caso el principal problema no es la subida de 2021, que será más simbólica que real, sino el compromiso de que el SMI sea el 60% del salario medio en 2024, al final de la legislatura, lo que implica un fuerte aumento en los próximos dos años.

La cuestión es que hasta ahora estas medidas han venido de la mano del diálogo social. Y las asociaciones de empresarios tienen complicado negarse si se mantienen crecimientos como los previstos por el Gobierno del 6,5% para 2021 y 7% para 2022. Por supuesto que se puede poner en contexto de una crisis brutal que ha tocado fondo, pero de confirmarse dichos datos será complicado que no acaben cediendo.

Más complicado veo que los 380.000 empleados que están en ERTE salgan a finales de año. Con aumento de contagios, subida de presión hospitalaria y por mucho que la vacunación vaya a buen ritmo, la realidad es que es muy posible que determinados sectores sigan teniendo restricciones. Y esto implica que se mantendrán empresas y trabajadores bajo el paraguas de los ERTE.

Por último me genera muchas dudas el comportamiento del empleo o como puede afectar a la economía sumergida. Si la recuperación es más débil de lo que parece y la temporada turística no se prolonga más allá de agosto, empezaremos a ver en septiembre, pero sobre todo octubre y noviembre como los datos del paro no son tan buenos como se espera y este sería un índice que podría frenar la subida del SMI este año.

Ahora bien, lo que si parece imparable es que en 2022 se mantenga en los niveles actuales. Hay que pensar que el objetivo es llegar a los 1200 euros, tal y como recomiendan desde la UE, lo que supondrá fuertes incrementos en los años sucesivos, incluso aunque no se alcance dicho objetivo.

Temas
Inicio