Compartir
Publicidad

Que lo decida el árbitro

Que lo decida el árbitro
0 Comentarios
Publicidad

“Un hombre llega al despacho de un abogado y expone su caso. Tiene una vaca pero como pace en el terreno de un vecino, éste dice que es suya. El abogado tranquiliza al hombre y le dice que no se preocupe, que si la vaca le pertenece no habrá problema. Al día siguiente se presenta en el despacho el vecino y, aunque admite que la vaca no es suya, estima que debería serlo puesto que desde siempre ha pastado en su terreno.

Igualmente el abogado tranquiliza al vecino y le dice que no se preocupe, que la vaca es suya. Cuando marcha, la mujer del abogado le recrimina el haber dicho lo mismo a ambos hombres pero el abogado, sonriente, la tranquiliza. No te preocupes, la vaca no a va ser para uno ni para otro sino para nosotros".

Tengas juicios y los ganes” es un conocido refrán utilizado para desear suerte que alude a la situación de la justicia en España de la cual, con carácter general y para no meter demasiado el dedo en la llaga, diremos que es lenta y cara. Cada vez son más los empresarios que se adhieren al arbitraje para solucionar los conflictos con sus clientes y evitar de esta forma los procesos judiciales. A falta de números oficiales, se estima que en 2007 fueron 70.000 los casos resueltos por las Juntas Arbitrales, 11.000 más que en 2006. Actualmente más de 50.000 empresas, integradas en el Censo Nacional de Empresas Adheridas al Arbitraje de Consumo, disponen de este distintivo naranja. El distintivo oficial supone una garantía para el cliente y la oferta de un servicio adicional rápido y eficaz para la resolución de posibles conflictos. Desde la página web del instituto nacional de consumo abundan en sus ventajas para los empresarios: seriedad, credibilidad, imagen…

Más información e imagen | Instituto Nacional de Consumo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio