Compartir
Publicidad
Publicidad

Parece que se acerca un impuesto europeo...

Parece que se acerca un impuesto europeo...
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La Comisión Europea ha mostrado una propuesta sobre la revisión del presupuesto comunitario para lograr más fuentes de financiación. Según adelantó el Financial Times Deutschland en su día, Janusz Lewandowski, que es el comisario de presupuesto, baraja la creación de un impuesto europeo.

Actualmente el 76% del presupuesto proviene de las contribuciones de los estados y se buscan más ingresos en pro de la viabilidad del proyecto europeo. Entre las posibilidades existentes, se ha planteado la implantación de tasas sobre las transacciones financieras, impuestos al transporte aéreo, IVA, derechos sobre las emisiones e incluso un impuesto europeo sobre sociedades. La comisión se ha comprometido a publicar un borrador al respecto en 2011 y mientras tanto todos nos quedamos temblando.

En algunos medios podemos leer que ese impuesto cuenta con el rechazo de los grandes: Francia, Alemania y Reino Unido, frente a nuestro país y Bélgica que parecen verlo con buenos ojos. No debe ser casualidad que las grandes potencias europeas tengan esta postura al ser las economías que más aportan a la comunidad europea. Según PressEurop, un alemán aporta, indirectamente, 260€ al año al presupuesto europeo (además es curioso leer en dicho artículo cómo en Agosto se pensaba que la propuesta no saldría adelante).

La repercusión del mismo aún está por ver pero de momento estamos avisados pues todo parece encaminarse a nuevos impuestos y tasas. No quiero ni puedo valorar si es una buena o una mala medida pues he escuchado a varios analistas en diversos medios y todos tienen ideas contrarias con lo que no me queda claro cómo se aplicará ni sus efectos.

En principio solo me queda una reflexión: tanta europa para algunas cosas y tan poca para otras. El otro día leí una frase (lo siento pero no recuerdo de quien era) que decía que si las empresas tratan a sus clientes como cheques, estos las tratarán como si fueran facturas. Lo mismo podría aplicarse a la UE si no se hace correctamente.

Para mejorar la balanza, además de estudiar estas medidas, deberían seguir esforzándose en buscar maneras de reducir la partida presupuestaria dirigida a la política agraria común, más propia de otras épocas. De momento se nos mete el miedo en el cuerpo y nos toca esperar para saber en qué se concretará todo. A priori parece que se acerca un impuesto europeo y como siempre, no estamos muy bien situados para acoger nuevas subidas impositivas (ni empresas ni ciudadanos) pero Europa necesita más. Esperemos que el debate que se produzca hasta Junio de 2011 sea coherente y tengan en cuenta la progresividad en su implantación para que no afecte ni castigue demasiado al consumo.

Vía | La Vanguardia En Pymes y Autónomos | Descifrando el "Plan Europa 2020", Las ventas del comercio minorista siguen en caída, La mentira de los impuestos Imagen | Jordan Pérez Órdenes

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio