Compartir
Publicidad

Pagar para no recibir cobertura: obligar a los autónomos a cotizar por cese de actividad es un auténtico robo

Pagar para no recibir cobertura: obligar a los autónomos a cotizar por cese de actividad es un auténtico robo
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El efecto colateral que ha provocado la subida del Salario Mínimo Interprofesional en los autónomos está provocando un auténtico tsunami en la Seguridad Social. Sin tiempo para idear el esperado sistema de cotización basado en ingresos reales que contente a la mayoría del colectivo, el Ministerio de Trabajo está lanzando una serie de propuestas para evitar que la subida del SMI se traslade a la cuota de los autónomos, al menos no en su totalidad.

En todas ellas, el objetivo es dar mayores coberturas a los autónomos, obligándoles a cotizar por contingencias profesionales y cese de actividad, dos coberturas que, hasta ahora, eran opcionales. A priori, podría parecer una contraprestación positiva, pero en realidad es un triste consuelo para los trabajadores autónomos, porque la realidad es bien diferente.

En concreto, en lo que se refiere al cese de actividad, el paro de los autónomos, las condiciones para acceder a esta prestación son más bien imposibles de cumplir en la práctica: hay que demostrar pérdidas superiores al 10%, procesos judiciales, razones de fuerza mayor o ser víctima de violencia de género, entre otros.

En la práctica, con mucho menos de las pérdidas que exige esta cobertura, muchos autónomos tienen que echar el cierre, sin posibilidad de prestación. De hecho, el 87% de la recaudación por prestación por cese de actividad no revierte en protección para los autónomos, lo que supone un superávit para la Seguridad Social de unos 126 millones de euros al año.

Recordemos que ahora mismo, el cese de actividad comporta un abono de un 2,20% adicional en la cuota de la Seguridad Social, aunque, en total, el incremento que maneja el Ministerio de Trabajo es de en torno a 30 euros al mes, incluyendo un incremento de la base de cotización y la obligatoriedad de cotizar por contingencias profesionales (un incremento de la base del 1,75% y un incremento del porcentaje de hasta el 33,7%).

Sin embargo, obligar a cotizar por cese de actividad no es más que otro robo al que ya se están acostumbrando los autónomos, al menos si no se cambian de forma urgente los requisitos para poder disfrutar del paro de los autónomos. En su momento, ya dijimos que no compensaba cotizar por cese de actividad, y hacerlo obligatorio solo incrementará la frustración y la injusticia entre los miembros del colectivo.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio