Compartir
Publicidad
Publicidad

Motivos por los que no se debe aceptar una reducción de jornada

Motivos por los que no se debe aceptar una reducción de jornada
Guardar
4 Comentarios
Publicidad

A raiz del comentario que me ha realizado nuestro lector Jesús-f88, sobre la posibilidad de reducir jornada antes que realizar un despido, quiero realizar algunas consideraciones sobre las consecuencias que ello conlleva para los trabajadores.

En primer lugar, la modificación de los términos contractuales entre empresa y trabajador, se tiene que realizar de mutuo acuerdo, y más aún en el caso de una reducción de jornada laboral promovida por la empresa. Si yo tengo un contrato de trabajo indefinido a jornada completa, para pasarlo a indefinido a tiempo parcial tiene que mediar el consentimiento explícito del trabajador.

Bajo mi punto de vista, aceptar una reducción de jornada, conlleva los siguientes problemas:

  • Se reducen los ingresos mensuales, dado que una reducción de jornada también lleva aparejada una reducción de nómina, con lo cual menor poder adquisitivo.

  • Se disminuyen los derechos consolidados por cotizaciones, dígase hipotético desempleo, o una baja producida por accidente o enfermedad.

El supuesto de poder encontrar otro trabajo a tiempo parcial,, tenemos que compatibilizar los horarios. Todo se puede llevar a cabo, pero ahí habría que realizar encaje de bolillos. También existe la particularidad que la mayoría de ofertas de trabajo, son a jornada completa con lo cual restringimos mucho nuestro campo de búsqueda.

Pero lo peligroso de verdad, sería perder las cotizaciones acumuladas por una reducción de jornada. Supongamos que tengo una base de cotización de 1.500 € / mes a jornada completa, por lo que mis prestaciones por desempleo (caso general sin hijos) ascienden a 1.050 € / mes.

Si yo acepto una reducción de jornada al 50%, con una base de cotización digamos por ejemplo de 750 € / mes, y dicha situación se mantiene durante seis meses, pero a los seis meses me encuentro despedido porque la empresa no ha salvado la situación, mi desempleo cae drásticamente a 525 €. Después de seis meses, sólo he conseguido irme al paro con bastante menos prestación que en un principio.

Si yo soy un trabajador, me voy al paro directamente porque en primer lugar gano más en el paro que trabajando, en segundo lugar no pierdo los derechos consolidados de la base de cotización acumulada y por último tendré la opción de poder buscar otro trabajo que no pierda poder adquisitivo.

Más Información | INEM - Programa Autocálculo Desempleo

Imagen | La Galera

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio