Compartir
Publicidad

La economía sumergida en Málaga representa el 22,6% de su PIB

La economía sumergida en Málaga representa el 22,6% de su PIB
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Según estima el Sindicato de Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha), la economía sumergida en Málaga representa un 22,6% de su Producto Interior Bruto. Este dato se completa cuando su secretario general, José María Mollinedo aclara que el dato se sitúa en un 30% en el caso del colectivo autónomo.

Los problemas económicos están llevando a muchos autónomos a actuar al margen de la seguridad social pero también se contempla el problema del parado que, recibiendo o no prestación, realiza trabajos sin declarar. No olvidemos que el fraude tiene varias vertientes como son la del IVA (o IGIC), el IRPF y la Seguridad Social.

"No debemos perder de vista que la parte del león del fraude no la hacen los autónomos, que lo que hacen es sobrevivir, sino las grandes empresas" José María Mollinedo, secretario general del Sindicato de Técnicos del Ministerio de Hacienda.

En la provincia son 18.527 autónomos los que se han dado de baja en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos, siendo lo más preocupante que la mayoría lo ha hecho empujados por las deudas y la baja actividad, según declara la ATA de Andalucía. Aún hablando de ese 22,6% reseñan que es un dato situado bajo la media nacional que se mueve en el 23,3%. A nivel nacional la ASNEPA habla de un 82% de los autónomos parados ejerciendo en la economía sumergida.

Todos estos datos se pueden leer en forma de competencia desleal para todos aquellos profesionales que están ejerciendo bajo la legalidad y que pierden competitividad frente a los que actúan en B, aún ofreciendo mayores garantías. Algo de lo que nos hemos hecho eco en varias ocasiones pero que además tiene costes sobre la población.

Por ejemplo, de las declaraciones recogidas de José María Mollinedo en La Opinión de Murcia, se desprende que el fraude fiscal le cuesta a cada declarante murciano la friolera de 830 euros.

Esta competencia desleal, por tanto, tiene su impacto más allá de el enfrentamiento económico propio de la actividad pues supone un coste que debemos pagar entre todos. Los españoles vivimos en una sociedad acostumbrada a la pillería pero deberíamos estudiar las repercusiones de nuestros actos. Ahora bien, el estado español también debería preocuparse más para que no salga a cuentas actuar al margen del sistema y que este no estrangule al profesional.

Vía | Diariosur.es En Pymes y Autónomos | Hacienda sigue apretando: objetivo, las personas que facturan como sociedades, Miles de pymes andaluzas en peligros por impagos Imagen | miquelsi

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio