Compartir
Publicidad

Hacienda y el fraude de los billetes de 500

Hacienda y el fraude de los billetes de 500
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Esta mañana, mientras me tomaba el café dominical en el bar de la esquina, comentaba esta noticia con un banquero amigo mío. La AEAT se ha dedicado a seguir el rastro de operaciones de efectivo en la que han entrado en juego más de 1.000 billetes de 500 €. O lo que es lo mismo, movimientos de efectivo superiores a 500.000 €, calderilla para cualquier españolito de a pie vamos.

Según se extrae de dicho artículo, han sido investigadas por este motivo 2.511 personas físicas o jurídicas. El artículo no adelanta datos concretos sobre las hipotéticas actas de inspección, o la recaudación tributaria que se ha originado por estos motivos, con lo cual imagino que será irrisoria para las cifras que estamos hablando.

Estos detalles me inducen a pensar lo siguiente:

  • LA AEAT sólo ha podido confirmar en la mayoría de los casos retiradas de efectivo por dichos importes.

  • El Plan para la Prevención del Blanqueo de capitales ha sido totalmente un fracaso en este sentido.

  • Estos movimientos de efectivo ya son conocidos por Hacienda, en virtud de la Ley 19/1993 de Blanqueo de Capitales.

¿Qué ocurre si yo retiro de mis cuentas corrientes 1.000 billetes de 500 €? Sencillamente nada, porque no hay ninguna ley que me prohiba tener el dinero en efectivo, donde a mi me plazca, vamos como si lo quiero tener debajo del colchón. La entidad financiera si tiene la obligación de notificarlo a las autoridades oportunas, pero nada más. A partir de ahí, lo que yo haga con mi dinero es mi problema.

En segundo lugar, si dicha retirada, se realiza para un pago de dinero negro, el receptor no va a ser tan incauto de coger dicho dinero e ingresarlo en sus cuentas corrientes. La norma básica es "El dinero negro negro sólo sirve para operaciones en negro". Si alguien tiene que proceder a blanquear cantidades superiores a 500.000 €, tiene infinidad de posibilidades a su alcance, "todas legales", como la gestión de sociedades interpuestas, financiación de actividades económicas en módulios, o directamente irse al Casino de Torrequebrada y dilapidarlo allí.

No hay empresa en este país que no oculte parte de sus ingresos a Hacienda, o al menos eso parece, porque frente al fraude fiscal, se aplica la presunción de culpabilidad, pero lo que es obvio que "gente" que mueve importes superiores a 500.000 € en efectivo, tienen infinidad de mecanismos para blanquear y manejar a su antojo esas cantidades de dinero negro.

Quién hizo la Ley hizo la trampa, y los únicos incautos que han caido con las redes del blanqueo de dinero, han sido los particulares en las transacciones inmobiliarias, que han tenido la brillante idea de vender una propiedad con 60.000 € no declarados, y coger dicha pasta y ponerla a plazo fijo. O las Pymes, que han ingresado en sus cuentas corrientes importes no declarados, para atender el funcionamiento de sus negocios. Esos, además de una sanción por fraude fiscal se merecen otra por tontos. ¿Conocéis algún caso? Seguro que sí.....

Vía | El País

Más Información | Banco de España

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio