Compartir
Publicidad

El mejor momento para formarse es ahora, pero hay que quererlo aprovechar

El mejor momento para formarse es ahora, pero hay que quererlo aprovechar
Guardar
8 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace tiempo que no suelo dar largos paseos por algunos barrios de mi ciudad, a veces incluso puede que este perdiendo un poco de contacto con la realidad, pero es que sinceramente cuando por aquellas casualidades paso por algún parque urbano o algún lugar donde veo que la realidad actual es que la mayor ocupación de los jóvenes que “habitan” en el lugar es la de sentarse encima de su moto, beber la “litrona” de turno y vaguear todo el día, aun me reafirmo en la idea de lo bien que viven en el (su) estado del bienestar.

Hablan de crisis, se quejan de que se les termina la prestación tal o cual, pero da lo mismo pues ellos y toda su familia ya se encargaran de acudir diligentemente y apropiadamente lamentándose a los servicios sociales de turno para incrementar las ayudas a recibir, y si para ello entonces les dicen que tienen que formarse, entonces nada de nada, que claro, la “litrona”, la moto y las sustancias psicotrópicas en el curso de formación no se encuentran. Y esta realidad de parte de la juventud tiene graves riesgos sociales y también para el entorno empresarial pues de la falta de acción, nace un futuro sin expectativas ni formación.

Y cabe decir que por supuesto esta no es la realidad de la juventud en general, esta no es la realidad global, pero si que es la realidad de una parte muy importante de la juventud. Una parte que o bien nunca ha querido hacer nada y este ya es su modus vivendi habitual, o bien ahora con la perdida de los empleos que consiguieron sin hacer nada en el auge de sectores que ahora se han derrumbado (como la construcción), y que les hicieron creer que podrían ganar más en la obra que formándose en la escuela y posteriormente accediendo al mercado laboral, se encuentran en una situación de tierra de nadie, y a ninguna tierra quieren ir.

Y esto tiene un grave riesgo, y que va mucho más allá de mi perenne critica a mantener con dinero de todos a personas que prefieren el parque a la oficina, el puente a la escuela, esto va más allá de las prestaciones sociales, esto se adentra de lleno en lo peligroso (para todos) que puede resultar para una generación entera quedar como una generación perdida a nivel profesional.

Una generación perdida pues resulta que lo único que sabían hacer (además de estar en el parque) se les ha hundido, y se ha hundido para en gran medida no regresar. Es más, la nueva realidad les exige nuevas necesidades, nuevos requerimientos, nuevas estructuras, que ni están capacitados para asumir, ni en muchos casos lo quieren asumir, ante todo esto yo me pregunto, saldremos de la crisis, sí, y una parte de la sociedad saldrá reforzada, ¿pero que hará esta otra parte de la sociedad?

En Pymes y Autónomos | No trabajes, ¡cobra el paro!
Imagen | Visetinco/Sento

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio