Déjame que te cuente la historia del IRPF, el impuesto al que todos temían antes de 2022

Déjame que te cuente la historia del IRPF, el impuesto al que todos temían antes de 2022
1 comentario

Todos los días leemos términos relacionados con impuestos, tasas o leyes que no sabemos de dónde surgen. El próximo 11 de abril comienza la campaña de la declaración de la renta. Si hablamos con propiedad, la campaña de declaración del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas de 2022 (IRPF 2022)

¿Qué es el IRPF? ¿Cuándo surgió? ¿Conoces la campaña "Hacienda somos todos? Comprender el origen de las cosas nos invita a reflexionar sobre su importancia para el beneficio común, pero demos un salto atrás en el tiempo para recordar sus orígenes.

El IRPF fue una consecuencia de los Pactos de la Moncloa de 1977

El Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) es un tributo que deben pagar al Estado los ciudadanos residentes en España. Grava la renta que se ha obtenido a lo largo de un año, teniendo en cuenta las circunstancias personales y familiares de cada persona.

Esta explicación la encontramos en la página de La Moncloa en el año 2023, pero hay que remontarse a 1977 para visualizar el nacimiento de este impuesto. Los españoles no lo recibimos con entusiasmo, ni tuvo repercusión mediática, tampoco nos extraña.

¿Qué había antes del IRPF? Otro impuesto al que se le conocía de manera popular como impuesto sobre la renta.

En realidad era la suma de diferentes impuestos, de general tenía poco y sí de discriminatorio. Vamos, que el concepto que tenemos en la actualidad como renta no era lo que este impuesto representaba. En la década de los setenta, todo el que obtuviera ingresos superiores a 300.000 pesetas tenía obligación de presentar la declaración de la renta.

Aunque era un impuesto sobre las personas físicas, el tributo se configuraba como un gravamen que recaía en la unidad familiar, por lo que años más tarde apareció la primera gran reforma. Esto se pone interesante.

El IRPF, un impuesto moderno y una campaña de concienciación: "Hacienda somos todos, no nos engañemos"

Al igual que en la década de los 80 y parte los 90 se puso en marcha la campaña "Todos contra el fuego", para tratar de evitar los incendios forestales, en 1978 diversos personajes populares mostraron su cara solidaria como ciudadanos responsables frente a Hacienda.

En el vídeo vemos a Bárbara Rey, pero hubo muchos otros que como ella, dejaban constancia de su contribución al hacer la declaración de la renta. Como vemos, echar mano de rostros conocidos siempre ha sido una opción para cualquier campaña publicitaria institucional.

El caso de Lola Flores y la ya famosa frase "si todos los españoles pusieran una peseta para ayudarme" es uno de los primeros ejemplos de fraude a Hacienda, de hecho, fue el más mediático porque la protagonista también era famosa. La fama duele, sobre todo si no pagas durante cuatro años como fue su caso.

Un impuesto 'demasiado' transparente. El IRPF significaba contribuir y que todos conocieran tu nombre y apellidos

Como todo ya está inventado, el término transparencia también. Cuando el IRPF fue aprobado el Gobierno colgaba en las sedes de Hacienda los nombres y apellidos de los contribuyentes. Ahora nos llevamos las manos a la cabeza, pero en aquel momento les pareció una buena idea.

Hasta 1980 cualquiera podía conocer el patrimonio de su vecino. Fuera bromas, esta práctica además de excesivamente transparente era peligrosa. En 1981, la organización terrorista ETA secuestró a un empresario considerado según esas listas, como el español con más ingresos.

Muchas reformas, críticas y alabanzas para un impuesto que ahora se puede tramitar desde Internet

En la década de los 90 el IRPF sufrió otro cambio. Parece que ha llovido mucho pero no es así. Hasta ese momento, los matrimonios realizaban la declaración de manera conjunta. Llegó el momento de poder hacerlo de manera individual.

La diferencia entre aquella época y la actual es el tiempo. Si en los 90 se hacían colas y los impresos se rellenaban con bolígrafo, ahora todo discurre a través de Internet, aunque siempre está la posibilidad de pasar la mañana en la sede de Hacienda con nuestra cita previa, por supuesto.

El IRPF es un impuesto al que han cambiado de aspecto según la Comunidad Autónoma en la que residamos. De hecho, influye mucho si vives en Cataluña o en Murcia a la hora de realizar tu declaración. Es decir, pagarás más o menos dependiendo de dónde residas.

Y hasta aquí, este breve repaso por el nacimiento y desarrollo del impuesto más temido por los ciudadanos pero que implica beneficios para todos.

Temas
Inicio