Sigue a

sp

Hay que agradecer a nuestros políticos lo prolíficos que resultan dando temas de conversación y controversia al “pueblo llano”. Así de vez en cuando desvían nuestra atención de la situación económica en la que estamos inmersos y nos ofrecen temas para el debate cotidiano como resuta ser las pretensiones soberanistas de determinadas regiones.

Es particularmente curioso, que un país como España con tanta diversidad en todos los aspectos, más allá del cultural y lingüístico, seamos una población tan extraordinariamente intolerante y resulte ser fuente de conflictos cuando debería ser todo lo contrario, una gran ventaja, claro, si fuésemos capaces de sumar esas diferencias para crear algo positivo en lugar de ser punto de escisión y desencuentro, por defender nuestra identidad y tener presente la imagen de la “patria chica”.

Ahora que de manera recurrente escuchamos por activa y por pasiva que es necesario la internacionalización y salir al exterior, es paradójico, que esas mismas voces prediquen un discurso y actúen de un modo meridianamente opuesto, exacervando el espíritu local.

Esta gran diversidad cultural si fuese bien aprovechada, debería abrirnos las puertas en el exterior y permitirnos desarrollar habilidades de gran utilidad como la tolerancia y la asertividad para los negocios con terceros países. Sin embargo, ni el multilingüismo se refleja en tener mayor aptitudes para aprender nuevos idiomas para poder comunicarnos, ni la diversidad cultural sirve para desarrollar actitudes y habilidades para desarrollar negociaciones con otras culturas.

Por lo que en definitiva, en lugar de estar en una situación de privilegio al final lo que tenemos es una situación desfavorable y de clara desventaja frente al resto de países, por los prejuicios que se nos inculcan erróneamente de que es mejor pensar en local en lugar de desarrollar una visión holísitica de nuestra singularidad.

En Pymes y Autónomos | Internacionalización
Imagen | Región de Sureste

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

4 comentarios